Inicio Opinión El Presidente Abinader no tiene suerte

El Presidente Abinader no tiene suerte

131
0
Presidente Luis Abinader
Spread the love

El Mirador

Por Luis Céspedes Peña

Hay muchas personas que manifiestan que el Presidente-candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, tiene suerte en su accionar político, pensamiento que está muy lejos de la realidad, en virtud de que su llegada al poder en el 2020 y su mantenimiento en primer lugar de la preferencia actual del electorado, no fueron casualidades, sino correctas estrategias políticas.

En el 2019, el entonces Presidente Danilo Medina, del hoy opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pero en ese entonces oficialista, tenía todos los votos para corregir la mala intención que colocó la mayoría de sus propios legisladores en la Constitución.

La Constitución, modificada en el 2016, estableció una reelección consecutiva, que es la que busca el Presidente Abinader, pero los legisladores de entonces introdujeron un acápite que dice que “el actual Presidente (Danilo Medina), no puede aspirar.

Para impedir que éste se respostulara, aunque la llamada Carta Magna dice una reelección consecutiva, los legisladores le sumaron los cuatro años del 2012-2016, lo que se conoce como el único retroactivo de nuestra Constitución.

Pero Medina no defendió su derecho y está en la oposición, porque él era el más popular de los candidatos presidenciales que tenía el país en el 2020.

¿Qué produjo esa simpatía a favor de Medina?

 La política de fomento de la producción mediante su apoyo económico a los productores, el incentivo a los innovadores, su respaldo a las mujeres emprendedoras y los bajos precios de todos los artículos o servicios, que esa acción del Estado produjo a favor de los consumidores.   

¡Pero eso ya es simplemente una historia! Para ocupar ese vacío en perjuicio de los adversarios del PLD, el opositor Luis Abinader (en aquel entonces), tomó la firme decisión de encabezar una serie de movimientos de protestas en todo el país, financiándolas con recursos de los que reciben los partidos políticos. Esas protestas fueron a través de La Marcha Verde u otras organizaciones de la llamada sociedad civil, que actuaban encubiertamente.

Abinader se presentó frente al Palacio del Congreso Nacional, donde pronunció un discurso, para fortalecer una protesta de La Marcha Verde y también pasó por otra, días después, que fue realizada en la parte frontal del Palacio Nacional. ¡Actuaba para derribar al gobierno del PLD y fácilmente lo logró!

 El golpe de gracias se lo dio Abinader al PLD y la oposición cuando logró que el Presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, que tiene una deuda con la historia, suspendiera las elecciones municipales el mismo día que se desarrollaban tranquilamente en todo el territorio nacional, alegando un supuesto fraude.

 Y luego de realizadas en otra fecha posterior, se las ganó a la oposición. ¡Es así que se hace oposición, no con palabras bonitas!

¡Eso no es suerte, sino correctas decisiones políticas para ganar! ¿Y qué le está haciendo o hizo la oposición al PRM para haber estado en un cómodo primer lugar, como lo está el Presidente, en estos casi cuatro años? Casi nada.

Para ganar en el 2020, Abinader también manejó excelentemente una gran mayoría de medios de comunicaciones y conquistó a cientos de dirigentes de la oposición. ¡Y lo sigue haciendo! Eso no es suerte, sino un bueno accionar político.

Abinader sigue “desangrando” a la oposición con la conquista de dirigentes y militantes. ¡Eso tampoco es suerte, sino el uso de los recursos para fortalecer su gobierno!

El aspirante a la reelección presidencial, es un excelente manejador de la escenografía publicitaria.

El PRM conquista ocho o diez militantes de la oposición, que ponen al frente en cada acto de juramentación, pero atrás de ellos hay centenares, que ya se habían juramentados en diferentes lugares, pero son llevados en guaguas para aparecer como nuevos integrantes de la entidad oficialista.

¡Pero los candidatos presidenciales y a congresistas no ven lo que sucede a su alrededor!

La pregunta es, ¿cuáles protestas pacíficas, que permite la Constitución, hizo en estos casi cuatro años la oposición? Podrían ser las mismas que hizo Abinader, como la ocupación de la Plaza de las Banderas, u otros lugares. 

La Fuerza del Pueblo (FP), de Leonel Fernández, el PLD, de Danilo Medina, y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de Miguel Vargas Maldonado, se quedaron esperando los fracasos del gobierno del PRM para aprovecharlos, pero parece que no se produjeron, porque el gobernante está en primer lugar, con un 45 por ciento de la simpatía del electorado.

Los precios del arroz, azúcar, carne, del plátano, batata, yuca, arenque, aceite, materiales para la construcción, bacalao, los mangos, aguacate, auyama u otros alimentos, están tres, cuatro y cinco veces más altos que en el gobierno del PLD.

A eso habrá que agregarle a la economía nacional, los nuevos altos precios que generará la reforma tributaria que aplicará Abinader, si gana las elecciones.

Pero no debemos engañarnos. Si con toda esa situación el Presidente gana las elecciones, entonces el país tendrá a un Abinader en el poder hasta que éste quiera. Si por la oposición no haber hecho el trabajo para ganar en Mayo el PRM gana, en lo adelante vamos a respaldar que el control constitucional que hay para que en el país sólo haya una reelección consecutiva, se deje abierta.

¡Como la Constitución que existió cuando el doctor Joaquín Balaguer estaba en el poder! Simplemente abierta, para que sean los votantes quienes decidan si el Presidente de la República deba seguir dirigiendo la nación o no.

¡Como ocurrió en 1978, cuando Antonio Guzmán derribó del poder a Balaguer!  La constitución, para las elecciones, era abierta, sin límites de años para que una persona estuviera en el poder.

 Sólo con la carestía de los precios de los alimentos, las medicinas, la energía eléctrica, los servicios y otros, todo lo que tenía que hacer la oposición, para hoy estar en más de un 52% de la simpatía de los votantes, era hacer las mismas protestas que hizo el PRM cuando estaba en la oposición. ¡Es que los adversarios del PRM no les están haciendo oposición y ya sólo quedan días para los comicios!

Y si se hubiesen unidos los partidos opositores, como el PLD, FP y PRD, hoy todo lo que estuviera haciendo el PRM sería ir limpiando los escritorios para la entrega en Agosto.

Pero la oposición tampoco fue capaz de lograr lo más fácil: ¡La unidad para ganar! El problema que tienen los principales partidos mayoritarios de la oposición, es que están en el deber de ganar las elecciones presidenciales, porque si no logran ese gran reto, en los venideros cuatro años se originará en ellos la mayor desintegración de la historia política de la República.

¡Y la eliminación como candidatos presidenciales de casi todos sus líderes, en por lo menos en los 12 años consecutivos! Eso será suficiente para casi todos ellos salgan del panorama electoral.

Es importante aclarar que Miguel Vargas Maldonado, líder del PRD, hizo grandes esfuerzos en busca de la unidad de la oposición, pero no pudo lograrlo.

El problema para el PLD y la FP, de manera especial, es que si Luis Abinader gana las elecciones, la mayoría de seguidores opositores acusará a sus líderes de ser los responsables de la derrota. El compromiso con el pueblo que tiene la oposición, es el de ganar en Mayo, si quieren sobrevivir como líderes políticos decisorios.

 Si no lo logran, por sus culpas, deberán sentarse a ver vaciarse de militantes a sus partidos. Por lo menos, deberían aprovechar la gran preocupación que existe en el país, con los nuevos impuestos que se aproximan, como consecuencia de la reforma impositiva que aplicará el actual régimen, para pagar la sorprendente deuda pública del Estado, sin que se observe en qué se gastaron más de 75 mil millones de dólares, tomados prestados a organismos internacionales y otros sectores de República Dominicana.

A pesar de que el gobierno disminuyó en algo esa deuda, todavía está por encima de los 73 mil millones de dólares, sin mencionar la del sector financiero. Pero la producción de alimentos está en su más bajo nivel de los últimos años, porque en el gobierno de Medina aumentaron las exportaciones del sobrante de víveres, carne de pollo, vegetales, frutas y otros alimentos, debido a la abundancia provocada por el apoyo económico del régimen peledeísta a los productores.

Es de ahí que surge la frase: ¡Cuando el PLD estaba en el poder, la gente vivía mejor!

¡Gracias por leernos!  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí