Inicio Opinión Diferentes causas del divorcio… Creciendo Juntos

Diferentes causas del divorcio… Creciendo Juntos

341
0
Maryangel Martínez Mendoza.
Spread the love

Recientemente estuve investigando sobre las diferentes causas que producen los divorcios. Un elevado porcentaje de personas se divorcian de sus parejas anualmente. Entre las principales causas destacan los problemas de los hijos, la mala situación económica, la diferencia de edad, la lejanía y la incompatibilidad de caracteres.  También existe otro factor muy importante que podría ser el peor y que tiene que ver con la indiferencia y falta de atención para suplir las necesidades que exige la dimensión sexual. Para tratar este tema, vamos a presentarles un especie de diálogo entre una pareja, inspirado por Maryangel Martínez Mendoza.

Ella – me fuiste infiel.
El – si
Ella – eres igual a los demás, un perro, mujeriego, mentiroso, prostitut0 , zorro.
El – creo que sí lo soy.
Ella – lárgate de mi vista, no quiero verte nunca más en mi vida.
El – está bien, pero antes déjame decirte algo y me largo de tu vida .

Sabes bien que mi trabajo no es estar enfrente a una computadora, ni estar atrás de un escritorio, ni contestando un teléfono, mi trabajo es pesado, día a día me levanto a las tres de la mañana para irme al trabajo, no tengo hora de salida.

Ella – mi trabajo también es pesado y no me quejo ni por eso te fui infiel.
El – lo sé y estoy consiente y no me justifico .
Ella – apúrate que te tienes que marchar ya no quiero verte.
El – está bien pero en lo que agarro mis cosas déjame terminar.

Cada vez que llego al casa, llego cansado, casi muerto, rendido y sé que tú trabajo es cansado para ti y llegas igual a casa; yo llego y me baño, me afeito, me echo colonia para ti, saco fuerzas extras para ti y tú muchas veces ni cuenta te das.

Llega la hora de dormir y vamos juntos a la recámara, todo apunta que nos desvelaremos hoy por la noche, pero no es así, cuando yo te busco me respondes; ahhh ya vas a empezar a fregar, estoy cansada, me duele la cabeza y no aguanto los pies.
A mi también me duele mi cabeza y mi espalda, mis manos están callosas, mis piernas ya no las aguanto, mis pies no digamos los cargo quemados de estar con botas todo el día.

Muchas veces me he acostado sin nada de ropa a tu lado y no te has percatado de eso.

Ella – si, pero otras veces he aceptado.
El – si lo sé, pero me dices que me apure, que tienes sueño y que tienes que madrugar.

Yo también tengo que madrugar, yo también tengo sueño, pero te necesito como mi esposa, mi compañera, mi amiga, mi amante, necesito sentir tu piel, escuchar el latido de tu corazón, tu respiración, hacerte mía y yo tuyo.

Pero estabas siempre cansada, de mal humor y por más que te lo decía no te importaba, eras tu y tu trabajo, nada más!

Muchas veces ni beso de buenas noches había y al día siguiente no prestabas atención cuando me iba a trabajar.

Y ella apareció, jamás te quise lastimar, ni mentirte, mucho menos engañar, pero las cosas se dieron poco a poco, la atención que tu ya no me dabas ella me la daba, el tiempo que tu preferías estar durmiendo ella quería estar desvelándose chateando conmigo y tu nunca te diste cuenta de eso.

Y una cosa llevo a otra y terminé enredado en su piel, atrapado en sus brazos, perdido en su mirada y me siento mal porque muchas veces al verla a ella quisiera que fueras tú.

Pero si, tienes razón, ahora sí soy un mujeriego, mentiroso prostituto, zorro y todo lo que me quieras llamar, pero dejé de mendigarte un abrazo, un beso, una caricia y sobre todo, dejé de mendigarte amor.

Reflexión :
Seas hombre o mujer, ponle atención a tu pareja, no dejes que la rutina les robe lo que una vez tuvieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí