Inicio Opinión La vulgaridad de los medios es pagada… Amaneciendo

La vulgaridad de los medios es pagada… Amaneciendo

198
0
Spread the love
Perfecto Martínez

Buenos días. La aspirante a diputada por la Fuerza del Pueblo, Selinée Méndez, criticaba este miércoles la vulgaridad que se ha apoderado de los medios de comunicación del país. Se lamenta de la calidad de los contenidos que circulan, incluyendo las redes sociales, y consideró que constituyen una vergüenza para la sociedad dominicana. A decir de esta elegante e inteligente dama, a pesar de la bajeza y vulgaridad las facturaciones de ese prototipo de comunicación llaman la atención. Selinée ha puesto la mira en un tema que por aquí hemos analizado en diferentes oportunidades, pero que debemos admitir suele ser tratado por pocos por diferentes tipos de razones y temores. Ella ha dado en la diana de un problema que es mucho más complejo y que, a nuestro entender, tiene su origen en la complicidad de los dueños de esos medios cualquierizados y, en lo fundamental, del propio Estado que se lo permite en nombre de la distorsionada libertad de expresión y difusión del pensamiento. Hay que decir con propiedad que la vulgaridad que se ha apoderado de los medios no solo es patrocinada, sino inducida y que empresarios y gobernantes la prefieren antes que favorecer la puesta en vigor de regulaciones eficaces que liberen a la familia y a la sociedad en sentido general, de esas barbaridades que llegan a los hogares dominicanos. Pero las consecuencias de esa epidemia son mucho más abarcadoras y perjudiciales, solo que se traducen a la vez en negocio y entonces no se puede afectar, tocar ni privar a los negociantes de su libertad de comercializar con lo que le deja resultados. Por eso la única regla de juego válida para permitir que cualquier pelafustán acceda a los medios electrónicos para hacer «programas», es su garantía de pago, nada más. Y a esos medios no les importa lo que se difunda, con el agravante de que el Estado no tiene quien los vigile y someta a control. En términos profesionales, ese modelo permitido y financiado perjudica la calidad de la comunicación y representa una afrenta en lo fundamental para el ejericio del periodismo en República Dominicana. De esa última parte hablaremos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí