Inicio Opinión La democracia en campaña… Amaneciendo

La democracia en campaña… Amaneciendo

174
0
Spread the love

Buenos días. Solo en tiempos electorales, cuando el ciudadano es convocado a elegir a sus autoridades en los ámbitos nacionales, congresuales y municipales, la democracia se nos torna tierna, se nos presenta abierta, resuelta, participativa y en capacidad de propagar una y otra vez los discursos de promesas que zumban como abeja de panal. Solo en tiempos electorales sus encantos hacen posible que el sonido de las tripas laceradas de un pueblo atrapado en burbujas de esperanzas y frustraciones, cambie su angustiante tono y ritmo, y entonces deslumbren expectativas y sonrisas en rostros que no conocen el sentido de reír. No, no ríen porque no les alcanza el tiempo, porque le consume la bruma, la lucha interminable por la sobrevivencia, la batalla por ganarle la noche a cada día… Y solo en las zafras electorales, por los ruidos bullangueros de la campaña, solo esa vez, la democracia airea su discreta magia, pavonea la misericordia de su poder y hace que esos que viven allá abajo, entre el látigo de la pobreza y el lastre de la angustia, por efectos del jumo emocional, se lleguen a creer que sus penas, sus limitaciones de siempre, sus carencias, su mala suerte, pueden llegar ahora hasta el majestuoso confort del Palacio Nacional a través de uno de los actores políticos en escena. ¡Y entonces sueñan que es posible ser feliz y volar del fango que se hizo por siempre presente! Pero de todas maneras, como dice Joan Manuel Serrat, “No hay nada más bello que lo que nunca he tenido…”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí