Inicio Opinión Periodismo feminista: noticias contra el patriarcado

Periodismo feminista: noticias contra el patriarcado

208
0
"El periodismo feminista se hace con la intención de avanzar en derechos y construir una sociedad más igualitaria”Imagen: Chepa Beltran/LongVisual via ZUMA Press/picture alliance.
Spread the love
Maricel Drazer

En América Latina, y en un contexto que consideran adverso, se abren paso las propuestas de periodismo feminista: «contra el ‘statu quo’, que es el patriarcado», explican.

«Tumbando el patriarcado una noticia a la vez», consignan desde el portal de noticias Volcánicas,y la presentación es bien clara. Desde esta usina de información se abocan a un «periodismo de investigación riguroso, audaz, feminista y latinoamericano», según definen.

«El periodismo feminista es un periodismo que se hace con la intención de avanzar en derechos, particularmente de mujeres y disidencias, y construir una sociedad más igualitaria», explica la directora del medio, Catalina Ruiz-Navarro, a DW.

«Usamos las múltiples herramientas de la comunicación para ayudar a deconstruir el machismo, y así avanzar en la consecución de los derechos de las mujeres y la comunidad LGBTI en Latinoamérica y el Caribe», indican entre sus objetivos desde el portal, que también es revista digital, y cuenta con un equipo de profesionales en las principales ciudades del continente.

«Nos parece muy importante comunicar con perspectiva feminista», sostiene, por su parte, Justina Lee, directora de Ecofeminita.

La objetividad bajo la lupa

«Para nosotras no es solo agregar mujeres al asunto, sino pensar transversalmente todos los temas desde esa mirada, lo cual obviamente influye en el análisis y en el punto de llegada», sostiene la profesional, en entrevista con este medio, desde la capital argentina.

Y remarca la necesidad de pensar «cómo se construye el conocimiento», ya que no existe lo «neutral» o lo «objetivo», asegura.

«Toda producción humana es subjetiva», recalca Ruiz-Navarro, la directora de Volcánicas, desde Ciudad de México. «Y el periodismo puede estar al servicio de los discursos hegemónicos, que solo convienen a una pequeña parte de la población», indica.

«Todes les periodistas defienden alguna causa con su trabajo», insiste, «quien crea que no defiende ninguna, está defendiendo el statu quo, que no es más que el patriarcado», concluye.

«El periodismo feminista toma una postura y es transparente con esta postura frente a sus audiencias, para que estas puedan recibir la información de forma libre y sin manipulaciones, y así tomar decisiones informadas en una democracia», afirma.

Las mujeres en el centro de la narrativa

«Lo que hacemos es una función social, un análisis interpretativo de lo que vivimos las mujeres», indica, asimismo, la periodista guatemalteca Quimy De León, en la publicación de la Fundación Gabo sobre Ética Periodística. 

«Sin embargo, no es fácil, porque parte de la cultura patriarcal, interiorizada en la sociedad, hace que haya cuestionamientos constantes hacia el feminismo: se suele pensar que va en contra de los hombres y que es activismo puro, cuando, en realidad, el periodismo feminista contribuye a crear conocimiento, porque interpreta las realidades de las mujeres, y las pone en el centro de la narrativa», puntualiza la periodista centroamericana.

Y aclara: «no solo se trata de hablar de mujeres, sino de aspectos que les interesan a las mujeres en temáticas tan variadas como la guerra, la paz, el reciclaje o el medioambiente».

¿Activistas o periodistas?

Ahora bien, ¿cuál es la recepción que suele tener esta forma de ejercer el periodismo? «En el gremio del periodismo, los sectores más tradicionales son escépticos respecto al periodismo feminista y dicen que es activismo porque defiende una causa», recoge el guante Ruiz-Navarro.

«Pero esta es una apreciación mañosa», responde, «les periodistas que cubren temas de corrupción, no son descartados por ser activistas anticorrupción, tampoco les periodistas medioambientales, en realidad, se trata de una deslegitimación que se reserva solo para el periodismo feminista», critica.

Los tiempos que corren no parecen ser los más propensos para esta perspectiva: «En este momento, los movimientos feministas están experimentando un backlash -una reacción contraria- en Latinoamérica, y un auge de Gobiernos autoritarios, que ponen en peligro nuestros derechos, y esto hace que la recepción de este tipo de periodismo sea hostil y hasta violenta, según el contexto de cada país», lamenta Lee.

Para las periodistas feministas, solo refuerza el objetivo: «Que la realidad sea contada con una visión de la que carece el mainstream -la tendencia mayoritaria-, y que es muy necesaria, en el caso de que nos interese acceder a sociedades más justas e igualitarias», concluye la directora de Ecofeminita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí