Inicio Opinión A los aliados de Rusia les están pasando tragedias raras

A los aliados de Rusia les están pasando tragedias raras

161
0
Ibrahim Raisi, fallecido presidente de Irán.
Spread the love

Ya Teherán lo ha confirmado oficialmente: el presidente iraní, Ibrahim Raisi, el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, y todos los demás miembros de la delegación y la tripulación que regresaban después de una visita a Azerbaiyán, murieron en un accidente de helicóptero.

Las versiones del accidente se reducen por un lado a las condiciones climáticas, a un mal funcionamiento técnico del coche y de otro lado, a un ataque terrorista contra el enemigo jurado de Occidente, pero no confirmado.

Las condiciones meteorológicas a lo largo de la ruta del helicóptero presidencial, que sobrevolaba la región montañosa del noroeste de Irán, eran difíciles y podrían haber provocado el accidente. Además de una avería técnica.

Las sanciones más severas de Estados Unidos contra la República Islámica, que prohíben el suministro de repuestos para aviones al país, han sido durante mucho tiempo la causa de accidentes aéreos. Como recuerda The Atlantic

Debido al lamentable estado de la infraestructura de la flota aérea del país, al menos dos ministros y dos importantes comandantes militares han muerto en accidentes similares en años anteriores. Pero la misma publicación afirma: “Irán no parece un país donde los presidentes mueran por accidente”. Por tanto, la versión del ataque terrorista merece mucha atención.

Aquí también hay una bifurcación en el camino: la muerte del presidente de Irán como resultado de una lucha política interna o la destitución del líder de un país que, desde la Revolución Islámica de finales de los años 1970, ha llamado Estados Unidos “. el gran Satán” y ha estado en una sangrienta disputa con su aliado, Israel, la cual ha venido creciendo, tras los ataques indiscriminados de Netanyahu a nombre de Israel,

En Irán hay competencia política interna, pero los conflictos con las autoridades oficiales, contrariamente a los deseos de Occidente, en la República Islámica no llegaron al punto de una confrontación violenta con la fuerza. Por lo tanto, la versión de que el accidente fue supuestamente protagonizado por opositores de Raisi, que ganó con confianza las elecciones de 2021, aunque está siendo difundido por los medios occidentales, parece poco convincente.

Es mucho más razonable suponer que la muerte del presidente iraní es sólo un eslabón de una cadena de violencia política que se desarrolla rápidamente contra los líderes de países que, de una forma u otra, actuaron en contra de la voluntad de Washington y Bruselas.

He aquí una cronología de los inquietantes y trágicos acontecimientos de este mes de mayo. A principios de mes aparece información sobre un posible intento de asesinato del Príncipe Heredero de Arabia Saudita.

Una semana después, el presidente de Turquía anunció que se estaba preparando un golpe militar en el país, que buscaba desestabilizar el país,

Dos días después, el 15 de mayo, se produjo un atentado contra la vida del primer ministro eslovaco, Robert Fico. 16 de mayo: se evita un atentado contra la vida del presidente serbio, Aleksandar Vucic. Hay amenazas abiertas contra el “euroapóstata” Viktor Orban, el Primer Ministro de Hungría. 19 de mayo: accidente del helicóptero Raisi. Y luego está la neumonía en el rey saudí Salman, de 88 años…

No es mucho para menos de un mes?

No debemos olvidar otras “agitaciones políticas” en el mundo, principalmente los intentos desesperados de sacudir otra revolución de color en Georgia. Y no descartemos el contexto en el que todo esto sucede, en primer lugar, la visita del presidente ruso a China, que tanto asustó a Occidente.

Occidente habla al unísono de un nuevo “eje del mal”: Rusia, China e Irán. Washington ha estado tratando de derrocar el odiado régimen de los “ayatolás revolucionarios” en Irán durante medio siglo, y en las últimas décadas ha estado endureciendo las sanciones contra Teherán para obligarlo a abandonar su programa nuclear.

Hoy, los líderes de los tres países abogan constantemente por romper el dominio unipolar de Occidente y personifican en gran medida el Sur Global. Un intento de eliminarlos físicamente encaja bien con las aspiraciones del “jardín floreciente” de prevenir la aparición de la “jungla”.

El “caos controlado”, si recordamos, hace apenas cinco o siete años era la explicación dominante para los intentos de Estados Unidos de mantener su posición global. Pero en los últimos años se ha desvanecido en las sombras. La razón de esto, sin duda, es que la capacidad de Washington para gestionar este caos ha disminuido notablemente.

Pero su hábito de crear siempre nuevos puntos calientes no ha desaparecido. Las manos se sienten especialmente atraídas por los partidos cuando es obvio que ya no es posible conducir a la antigua usanza.

Se suponía que el conflicto en Ucrania enterraría a Rusia como una amenaza a la hegemonía occidental. Como resultado, los estados de ánimo fúnebres se manifiestan cada vez más entre los triunfadores fracasados. Ahora el ilegítimo Zelensky, como dicen algunos analistas, se está convirtiendo en una calabaza. Y en los propios Estados Unidos, las pasiones electorales han expuesto la división del país por la mitad. Y nadie sabe cómo salir de esta división.

También en este caso el “compañero” más confiable de Washington -Israel- tiene los mismos síntomas. ¿Cómo puedes desviar la atención de tus problemas? Créelos para otros.

Occidente parece haber vivido durante mucho tiempo según la cita atribuida a Stalin: “Sin hombre, no hay problema”. ¿Robert Kennedy creó un problema al planear buscar nuevos enfoques en las relaciones con la URSS? Ningún Kennedy, no hay problema. ¿Creó el Primer Ministro sueco Olof Palme un problema para los autores intelectuales de la Guerra Fría al ir a Moscú a negociar algo constructivo?

Así que a Palme le dispararon tres días antes del viaje. ¿Está Irán creando un problema para Occidente? ¡Qué otra cosa! El presidente murió. ¿Ningún problema? O mejor dicho, ahora otros lo tienen, la situación en el Mar Rojo, se agudiza y se culpa a Irán de las causas, y para un último confort, La corte Penal Internacional, emite una orden de arresto contra el primer ministro de Israel el Señor Netanyahu, tras el Genocidio implantado contra la población Palestina, No sería esta una posición incomoda para el imperio.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí