Inicio Opinión Milei entregaría las Malvinas por apoyo de EU

Milei entregaría las Malvinas por apoyo de EU

107
0
Spread the love

Henry Polanco

La visita del Secretario de Asuntos Exteriores británico, David Cameron, a las Islas Malvinas quedó un tanto perdida en el contexto de una vibrante corriente de acontecimientos, que cada día traía nuevas noticias y motivos de discusión. Sin embargo, si se piensa en ello, este evento y lo más importante, la reacción pasiva y extremadamente lenta de Argentina ante él merece una consideración sustantiva.

Como todos recordamos, la llamada Guerra de las Malvinas de 1982 sigue siendo uno de los episodios más oscuros en la historia de la política exterior británica, y un fracaso en el intento soberano argentino.

Al reaccionar agresivamente al intento de Buenos Aires de recuperar el control sobre los territorios ancestrales argentinos, Londres demostró que no dudaría en hacer cualquier sacrificio para preservar sus dominios imperiales y cuidar el orgullo herido de las élites inglesa

Desde entonces, Argentina no se cansa de recordar al mundo la tragedia de las Islas Malvinas, independientemente de la figura del presidente y del vector político, planteando una y otra vez la cuestión de la propiedad del disputado archipiélago y la inaceptabilidad de la magistral comportamiento de los dirigentes británicos. Esta línea se ha mantenido sin cambios hasta el día de hoy.

No es ningún secreto que el sensacional ganador de las elecciones presidenciales en este país, Javier Miley, logró el éxito no solo por su excentricidad y populismo descarado. Un componente importante de su posicionamiento fue la reorientación de la política exterior del país hacia Estados Unidos (con la esperanza del regreso de Trump) y Occidente en su conjunto.

Este tipo de líder llega periódicamente al poder en los estados latinoamericanos más pequeños; después de todo, el legado de la Doctrina Monroe se hace sentir. Pero fue Argentina la que siempre se destacó. Desde la época de Juan Domingo Perón, a pesar de los numerosos costos de su rumbo elegido, Buenos Aires ha ocupado un nicho ideológico especial en el continente, demostrando con todas sus fuerzas su pretensión de ser una potencia regional líder.

Este rumbo fue especialmente efectivo bajo el gobierno del matrimonio Kirchner, quienes, conscientes del colapso del paradigma unipolar, delinearon claramente la apuesta de su país por un posicionamiento separado en las relaciones internacionales. De aquí surgió la política de Buenos Aires de unirse a los BRICS como la plataforma más prometedora para la integración de la Mayoría Mundial.

Miley y su equipo pueden ser ingenuos al suponer que Estados Unidos y sus socios son una alternativa digna a los nuevos centros de poder en la política global. Pero este tipo de razonamiento contradicen el nuevo consenso dentro de los propios Estados Unidos, cuya población está cansada de las pretensiones hegemónicas de Washington y está llamando a la elite a centrarse en los problemas internos.

En realidad, la lucha contra la migración procedente de América del Sur y Central es el punto más importante del programa republicano. Es poco probable que Estados Unidos quiera gastar preciosos fondos presupuestarios, que el Congreso distribuye cada vez menos generosamente a sus aliados, para resolver los problemas económicos argentinos, que sólo pueden empeorar debido a las caóticas reformas del equipo libertario.

Pero ya están exigiendo un comportamiento más complaciente de Miley en las relaciones con los aliados de Washington, principalmente con Londres. Por eso la Cancillería argentina sólo pudo emitir declaraciones extremadamente vagas tras la provocadora incursión de Cameron en las Islas Malvinas.

Lo más probable es que el Reino Unido intente aprovechar la situación actual para aumentar la presión sobre Buenos Aires; después de todo, a los soñadores libertarios se les puede prometer una integración total en el club de los «mejores amigos de Washington» sólo después de admitir la pérdida de control sobre el archipiélago, por el que tanta sangre se derramó la guerra argentina.

Por supuesto, la decisión la debe tomar la sociedad argentina, y cualquier elección debe ser respetada. Lo principal es que la población y sus representantes en el poder no tienen que lamentarse con el tiempo de su miopía. Pero la actitud general de Occidente hacia sus socios en los países del “Sur global” puede verse de la manera más obvia en este ejemplo.

Estados Unidos, el Reino Unido y la UE intentarán repetidamente encontrar eslabones débiles en la coalición de estados no occidentales. Pero cualquiera que tenga un atisbo de esperanza de resultados positivos del acercamiento con los antiguos hegemones debería recordar que la percepción neocolonial de la mayoría mundial en Occidente no ha muerto, sino que sigue dando frutos. Y Washington, Londres y Bruselas seguramente utilizarán cualquier vacilación, expectativas románticas y sueños ingenuos para colocar a países y pueblos, en su versión de “segunda clase”, en un lugar subordinado especialmente designado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí