Inicio Opinión Los gatos y Lilis… Mojiganguiando el sábado

Los gatos y Lilis… Mojiganguiando el sábado

572
0
Spread the love

Mojiganguiando el sábado

Alejandro Espinal

Por Alejandro Espinal

Según el ecologista y director del parque J. Armando Bermúdez, Alex Corona, en su cuenta de Facebook, en el mundo existen varias razas de gatos, entre las que se encuentran las llamadas «alzados», que son imposibles de domesticar.

Según la Asociación Internacional del Gato, hay 71 razas. En tanto que la Enciclopedia Británica reconoce solamente 15.

Se alimentan de alrededor de 2000 especies.

Los gatos son de la familia de los felinos. Son considerados los mayores depredadores del mundo después de los seres humanos.

Según Corona, los gatos cazan alrededor de 4 millones de aves al año en Estados Unidos.

Naturalmente, su especialidad es la caza de ratones. Por eso se utilizan en los hogares.

¿Por qué se les tilda de ladrones a los gatos?

La creencia popular de que los gatos son ladrones se remonta a la Edad Media en Europa, cuando se asociaba a los gatos negros como ladrones de almas y la complicidad con las brujas.

En el eterno debate sobre los felinos domésticos, los amantes de los gatos elogian su elegancia, independencia e inteligencia, describiéndolos como misteriosos y cariñosos compañeros. Sin embargo, otros afirman que los mininos pueden ser algo traviesos y los tildan de ladrones por su curiosidad, que los lleva a tomar objetos o alimentos si no se les vigila de cerca.

A pesar de estas percepciones divergentes, hay en realidad cierta similitud entre los gatos y los «amigos» de lo ajeno (ladrones).

Veamos:

– Tienen la actitud y la cautela de los verdaderos ladrones.

– Acechan a sus presas y se mueven con cuidado para atrapar a sus víctimas.

– No pierden tiempo en cargar con comida, juguetes o cualquier objeto deseado.

– Planifican con discreción y rapidez.

Algunos dichos populares sobre los gatos:

1. Hijos de gatos cazan ratones.

2.- Los hijos de gatos hasta con el rabo aruñan.

3.- Cuento de abogados.
Nota: Esto me lo contó un abogado en ejercicio, no es mi opinión particular, es simplemente un cuento.

Dicen que juntaron en un saco un gato y un abogado, y el gato tuvo que salir huyendo.

Por otro lado, luego de ahondar en los datos curiosos sobre los gatos, terminemos mojiganguiando este sábado con un cuento local que involucra al dictador dominicano Lilis y una lujosa velada culinaria.

Cuentan que un gobernador de una provincia del Cibao invitó al presidente y tirano dominicano, Ulises Heureaux (Lilis), a su casa recién construida.

Allí se descorchó el mejor y más fino vino francés. También el mejor whisky de Escocia, el queso añejo noruego, español, italiano y francés. Así como deliciosos embutidos de España y otras exquisiteces de la alta sociedad servidas en vajillas puramente francesas.

Luego de degustar estos manjares, Lilis sacó al patio a su compadre y gobernador y le expresó: «Compadre, cuando uno se roba una gallina, hay que enterrar las plumas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí