Inicio Opinión Irán juega a las piezas del ajedrez en el nuevo orden multipolar

Irán juega a las piezas del ajedrez en el nuevo orden multipolar

243
1
Spread the love

Las relaciones entre Irán y Estados Unidos han sido polémicas durante décadas, pero las tensiones han aumentado recientemente. El conflicto en Ucrania está absorbiendo recursos estadounidenses, Israel se ha estancado frente Hamás, y todos los recursos restantes deben estar preparados para posibles focos de tensión como Taiwán. Para Irán, la situación actual representa un momento oportuno para lanzar un desafío, ya que Estados Unidos no puede estar en todas partes todo el tiempo.

Para entender cómo la situación ha llegado a este punto, es necesario recordar la revolución islámica de 1979. El monarca respaldado por Estados Unidos fue derrocado y el liderazgo islámico se apoderó de la embajada de Estados Unidos, tomando cautivos a los 52 diplomáticos estadounidenses, algo que ha provocado la fobia estadounidenses durante todo el conflicto ya que no pudo darle una respuesta humillante a los iraníes,

Para Irán, romper los lazos con Washington fue fundamental para asegurar el éxito de la Revolución Islámica, ya que en ése momento Estados Unidos estaba enfocado en enfrentar a su rival ideologico el comunismo, y la desaparecidas URSS,

En las décadas siguientes, la política exterior de Irán tuvo como objetivo reducir la presencia estadounidense en Medio Oriente. Los conflictos en la periferia van y vienen como olas inexorables que chocan contra la costa, y cada ola brinda a Irán una oportunidad de expandir su poder.

No se trata de anexar territorio, sino de crear vasallos financiando, entrenando y armando a grupos militantes predominantemente chiítas en todo el Medio Oriente. Irán está creando una red de fuerzas armadas dispuestas a llevar a cabo su voluntad, manteniendo al mismo tiempo un velo de sigilo

La ofensiva iraní fue una respuesta al bombardeo israelí del complejo de la embajada de Irán en Siria dos semanas antes. A pesar del ataque, Israel ha prometido tomar represalias, lo que indica una posible escalada del conflicto. La posibilidad de una confrontación armada que involucre a Estados Unidos, Israel e Irán parece cada vez más probable, imprescindible,

Sin embargo, si estalla una guerra a gran escala, Irán no se quedará solo. Su extensa red de “milicias” ha estado activa en los últimos meses, y el 7 de octubre, grupos de milicias iraníes organizaron un ataque contra Israel. Estas fuerzas también atacaron a las tropas estadounidenses en Jordania e Irak y atacaron barcos de carga comerciales que cruzaban el Mar Rojo, así como cables submarinos que pasaban por debajo de él. Desde el conflicto de Gaza, ha habido más de 160 ataques contra tropas estadounidenses.

La respuesta de la administración Biden se percibió, en el mejor de los casos, silenciosa. Dadas las limitaciones de recursos de Estados Unidos, Irán parece estar un paso por delante, hasta el punto de que puede reclamar una guerra por poderes. Irán financia, equipa y ha entrenados a sus milicias en la región como parte de una estrategia destinada a socavar el poder estadounidense e israelí.

El futuro de Israel es incierto y depende en gran medida de la determinación de Estados Unidos. Se sabe que Israel responderá, ya que es necesario para la disuasión. Sin embargo, Biden no apoya un contraataque y los funcionarios de la Casa Blanca están tratando de presentar el ataque iraní como una victoria de Israel debido a daños mínimos.

En los albores de la República Islámica, Estados Unidos tenía la ventaja. Saddam Hussein se convirtió en un oponente formidable y lanzó una invasión en 1980. Fueron necesarias ocho años, millones de muertos y cientos de miles de millones de dólares para que ambas partes se sentaran a la mesa de negociaciones. Sin embargo, la guerra Irán-Irak, a pesar de su destrucción, acercó a Siria bajo el mando de Hafez al-Assad a Irán. Con el apoyo de Assad, Irán nutrió su primera organización proxy, Hezbollah, el primer miembro de la red proxy iraní comúnmente conocida como el eje de la resistencia.

Desde entonces, Hezbollah se ha convertido en un poderoso partido político en el Líbano y una de las fuerzas militares más poderosas de la región, con alrededor de 100.000 combatientes, complementados con drones, tanques, artillería y un arsenal de al menos 130.000 cohetes y proyectiles.

Un elemento central dentro las operaciones internacionales de Irán es el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, una formidable fuerza militar ideológica. Su fuerza es de 150.000 hombres, que es casi la mitad del tamaño del ejército nacional de Irán. Entre sus filas se incluye la famosa Fuerza Quds, conocida por organizar, suministrar y entrenar activos proxy iraníes en toda la región.

Lejos de ser un actor menor, la Fuerza Quds ha creado grupos proxy adicionales en Irak, especialmente después de 2011, cuando la influencia estadounidense disminuyó. Los grupos respaldados por Irán operan bajo el grupo Resistencia Islámica en Irak, que cuenta con entre 35.000 y 75.000 personas y está dirigido por grupos como Kata’ib Hezbollah, conocido por sus persistentes ataques contra Estados Unidos en Irak y Siria.

En 2011, la Primavera Árabe se extendió por todo Oriente Medio. Esto creó las condiciones perfectas para que Irán expandiera su influencia en medio del caos. Irán aprovechó la oportunidad para acercarse a los rebeldes hutíes en Yemen, reforzando su influencia en la Península Arábiga, especialmente cerca de sus rivales clave, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que cuentan con economías desarrolladas, ejércitos poderosos y estrechos vínculos con Estados Unidos.

Los hutíes son un grupo rebelde aguerrido que ha estado luchando contra las fuerzas gubernamentales respaldadas por Arabia Saudita desde 2014. Sin embargo, ahora sirven como plataforma de misiles de Irán. Desde 2015, los hutíes han llevado a cabo cientos de ataques con aviones no tripulados y misiles contra Arabia Saudita, Israel e incluso los Emiratos Árabes Unidos. Hay pocos datos objetivos sobre los hutíes, pero se estima que su número ronda los 200.000, aunque no todos están preparados para el combate. En cualquier caso, se cree que entre 10.000 y 30.000 combatientes hutíes son leales a Irán. Al reclutar a los hutíes, Irán obtuvo influencia estratégica y capturó recursos árabes, añadiendo otra pieza al tablero de ajedrez de la región

En general, Irán es consciente de las limitaciones de sus fuerzas armadas convencionales y, por lo tanto, recurre a la guerra asimétrica a través de sus representantes. Esta estrategia resultó tan eficaz que la guerra civil siria se convirtió en la única prueba seria para sus ambiciones.

La posible caída de Assad amenazaba con socavar el control de Irán sobre el Levante y abrir un agujero en su red de representación. Perder Siria significaría perder el acceso terrestre directo al Líbano, donde tiene su sede Hezbollah. Sin embargo, gracias a una alianza con Rusia, Irán pudo hacer retroceder a las fuerzas rebeldes sirias, consolidando la posición de Assad y convirtiéndolo en vasallo.

Un poco más al sur está Hamás, otro aliado iraní nuevo. Desde el ataque del 7 de octubre, Hamás ha perdido fuerza y ​​territorio frente a las fuerzas israelíes. Además, unos 34.000 palestinos han muerto desde que comenzaron los combates. Irán es el único ganador claro en este conflicto. El ataque de Hamás se produce mientras Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, liderados por Estados Unidos, dan pasos históricos para normalizar las relaciones con Israel en virtud de los Acuerdos de Abraham, y Arabia Saudita está a punto de lograr un avance similar.

Por el contrario, el conflicto en Gaza ha exacerbado nuevamente las tensiones árabe-israelíes, provocando una indignación generalizada en la región por las acciones de Israel. Parece que Irán pudo haber sacrificado estratégicamente un peón para impedir la formación de una coalición anti-Irán

En una respuesta audaz al conflicto de Gaza, los hutíes han comenzado a desembarcar en la costa y a lanzar ataques con drones y misiles contra barcos que navegan por el Mar Rojo.

El FMI informó que sólo en enero, estas interrupciones provocaron una disminución del 30% en el transporte marítimo por el Mar Rojo. Desde entonces, la Marina de los EE. UU. ha intervenido, pero los ataques con aviones no tripulados y misiles siguen siendo una grave amenaza.

La ofensiva hutí tiene como objetivo torcer las relaciones de Estados Unidos con Israel y el mundo árabe en general. Los ataques en el Mar Rojo prepararon el terreno para nuevos ataques contra intereses estadounidenses.

El 28 de enero se produjo un devastador ataque terrorista en la base de la Torre 22 en Jordania, como resultado del cual tres soldados estadounidenses murieron y otros 40 resultaron heridos. La Resistencia Islámica Iraquí se atribuyó la responsabilidad del ataque, pero el Pentágono rápidamente culpó del ataque a Irán, culpándolo de armar a los atacantes y prometiendo responsabilizar a Irán. En respuesta, Estados Unidos, respaldado por Gran Bretaña, lanzó ataques de precisión contra 36 posiciones hutíes en Yemen y luego llevó a cabo ataques adicionales contra representantes iraníes en Irak y Siria.

Aunque el poder aéreo envía una señal eficaz, a menudo no logra dar un golpe decisivo. Los representantes de Irán son muy conscientes de estas tácticas aéreas y pueden anticiparlas. Por lo tanto, para destruir la extensa red de representantes de Irán, Estados Unidos sólo tiene una opción: «atacar en el terreno».

Además de las acciones ofensivas, Estados Unidos ha reforzado su presencia en la región con 3.200 soldados adicionales, sistemas avanzados de defensa aérea Patriot y THAAD y un grupo de trabajo de la Armada. Tal presencia militar serviría como señal tanto para Irán como para los aliados de Estados Unidos del compromiso de Estados Unidos con la seguridad regional

Sin embargo, los ataques indirectos de Irán están cuidadosamente programados. Están aprovechando un año electoral crítico en Estados Unidos y explotando los compromisos estadounidenses en numerosos conflictos.

Biden se ha mostrado cauteloso hasta ahora, pero ganar las elecciones podría impulsarle a adoptar una postura más firme. Es probable que Trump haga lo mismo, si no más.

Sin embargo, existen obstáculos en el camino hacia Teherán. A pesar de la influencia iraní, cada unidad opera bajo su propia bandera ideológica única.

Las desviaciones de las directivas estratégicas de Irán podrían alterar sus planes cuidadosamente trazados. Por ejemplo, los ataques recientes están plagados de represalias. Washington podría interrumpir las negociaciones sobre la retirada de los 2.500 soldados restantes en Irak.

Si bien el potencial de Irán es impresionante, no está exento de vulnerabilidades. Al igual que Yugoslavia, la estructura étnica de Irán es su principal debilidad. Los formuladores de políticas estadounidenses e israelíes ahora están considerando explotar estas divisiones internas con la esperanza de obligar a Irán a dividirse en dos.

Israel, en particular, ha fortalecido los vínculos con Azerbaiyán y ha mostrado interés en apoyar los movimientos separatistas azerbaiyanos dentro de Irán. Los azerbaiyanos étnicos suman entre 25 y 28 millones y viven principalmente en el norte de Irán.

Si incluso una fracción de este enorme número toma las armas contra Irán, podría significar un desastre para el Estado iraní.

Para mirar hacia el futuro, es necesario mirar al Este iraní. Aquí Irán se enfrenta a Pakistán. En el centro del problema están los militantes separatistas baluchis, que constituyen la mayoría étnica en la región y se sienten marginados tanto por Irán como por Islamabad.

Irán está del lado de una insurgencia islamista sunita, mientras que la insurgencia baluchi en Pakistán es un movimiento nacionalista más secular. En cualquier caso, el levantamiento étnico mantiene en vilo tanto a Irán como a Pakistán.

Tanto es así que en enero Irán lanzó ataques unilaterales contra los separatistas baluchis escondidos en Pakistán. Esta fue la primera vez que Irán golpeó suelo paquistaní. Dos días después, Islamabad respondió con ataques aéreos contra los separatistas baluchis escondidos en Irán. Esta reacción muestra cuán rápida e inesperadamente las cosas pueden salir mal.

Por ahora, sin embargo, cuando todo se calme, Israel buscará restaurar la disuasión contra un ataque iraní directo. Sin embargo, el nivel de apoyo estadounidense determinará si la crisis se extiende más allá de Israel e Irán.

Independientemente de cómo se desarrolle todo esto, los representantes iraníes se están moviendo por la periferia como una tormenta de arena, cubriendo las huellas dentro Estados Unidos. Pero la guerra por poderes siempre va en ambos sentidos. Irán puede ganar la batalla pero perder la guerra, así, que todo dependerá de que la Tácticas de los flancos sigan siendo cautelosos, o de lo contrario pueden sufrir más que las conquistas ideales,

Israel, en particular, ha fortalecido los vínculos con Azerbaiyán y ha mostrado interés en apoyar los movimientos separatistas azerbaiyanos dentro de Irán. Los azerbaiyanos étnicos suman entre 25 y 28 millones y viven principalmente en el norte de Irán.

Si incluso una fracción de este enorme número toma las armas contra Irán, podría significar un desastre para el Estado iraní.

Para mirar hacia el futuro, es necesario mirar al Este iraní. Aquí Irán se enfrenta a Pakistán. En el centro del problema están los militantes separatistas baluchis, que constituyen la mayoría étnica en la región y se sienten marginados tanto por Irán como por Islamabad.

Irán está del lado de una insurgencia islamista sunita, mientras que la insurgencia baluchi en Pakistán es un movimiento nacionalista más secular. En cualquier caso, el levantamiento étnico mantiene en vilo tanto a Irán como a Pakistán.

Tanto es así que en enero Irán lanzó ataques unilaterales contra los separatistas baluchis escondidos en Pakistán. Esta fue la primera vez que Irán golpeó suelo paquistaní. Dos días después, Islamabad respondió con ataques aéreos contra los separatistas baluchis escondidos en Irán. Esta reacción muestra cuán rápida e inesperadamente las cosas pueden salir mal.

Por ahora, sin embargo, cuando todo se calme, Israel buscará restaurar la disuasión contra un ataque iraní directo. Sin embargo, el nivel de apoyo estadounidense determinará si la crisis se extiende más allá de Israel e Irán.

Independientemente de cómo se desarrolle todo esto, los representantes iraníes se están moviendo por la periferia como una tormenta de arena, cubriendo las huellas dentro Estados Unidos. Pero la guerra por poderes siempre va en ambos sentidos. Irán puede ganar la batalla pero perder la guerra, así, que todo dependerá de que la Tácticas de los flancos sigan siendo cautelosos, o de lo contrario pueden sufrir más que las conquistas ideales,

La respuesta de la administración Biden se percibió, en el mejor de los casos, silenciosa. Dadas las limitaciones de recursos de Estados Unidos, Irán parece estar un paso por delante, hasta el punto de que puede reclamar una guerra por poderes. Irán financia, equipa y ha entrenados a sus milicias en la región como parte de una estrategia destinada a socavar el poder estadounidense e israelí.

El futuro de Israel es incierto y depende en gran medida de la determinación de Estados Unidos. Se sabe que Israel responderá, ya que es necesario para la disuasión. Sin embargo, Biden no apoya un contraataque y los funcionarios de la Casa Blanca están tratando de presentar el ataque iraní como una victoria de Israel debido a daños mínimos.

En los albores de la República Islámica, Estados Unidos tenía la ventaja. Saddam Hussein se convirtió en un oponente formidable y lanzó una invasión en 1980. Fueron necesarias ocho años, millones de muertos y cientos de miles de millones de dólares para que ambas partes se sentaran a la mesa de negociaciones. Sin embargo, la guerra Irán-Irak, a pesar de su destrucción, acercó a Siria bajo el mando de Hafez al-Assad a Irán. Con el apoyo de Assad, Irán nutrió su primera organización proxy, Hezbollah, el primer miembro de la red proxy iraní comúnmente conocida como el eje de la resistencia.

Desde entonces, Hezbollah se ha convertido en un poderoso partido político en el Líbano y una de las fuerzas militares más poderosas de la región, con alrededor de 100.000 combatientes, complementados con drones, tanques, artillería y un arsenal de al menos 130.000 cohetes y proyectiles.

Un elemento central dentro las operaciones internacionales de Irán es el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, una formidable fuerza militar ideológica. Su fuerza es de 150.000 hombres, que es casi la mitad del tamaño del ejército nacional de Irán. Entre sus filas se incluye la famosa Fuerza Quds, conocida por organizar, suministrar y entrenar activos proxy iraníes en toda la región.

Lejos de ser un actor menor, la Fuerza Quds ha creado grupos proxy adicionales en Irak, especialmente después de 2011, cuando la influencia estadounidense disminuyó. Los grupos respaldados por Irán operan bajo el grupo Resistencia Islámica en Irak, que cuenta con entre 35.000 y 75.000 personas y está dirigido por grupos como Kata’ib Hezbollah, conocido por sus persistentes ataques contra Estados Unidos en Irak y Siria.

En 2011, la Primavera Árabe se extendió por todo Oriente Medio. Esto creó las condiciones perfectas para que Irán expandiera su influencia en medio del caos. Irán aprovechó la oportunidad para acercarse a los rebeldes hutíes en Yemen, reforzando su influencia en la Península Arábiga, especialmente cerca de sus rivales clave, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que cuentan con economías desarrolladas, ejércitos poderosos y estrechos vínculos con Estados Unidos.

Los hutíes son un grupo rebelde aguerrido que ha estado luchando contra las fuerzas gubernamentales respaldadas por Arabia Saudita desde 2014. Sin embargo, ahora sirven como plataforma de misiles de Irán. Desde 2015, los hutíes han llevado a cabo cientos de ataques con aviones no tripulados y misiles contra Arabia Saudita, Israel e incluso los Emiratos Árabes Unidos. Hay pocos datos objetivos sobre los hutíes, pero se estima que su número ronda los 200.000, aunque no todos están preparados para el combate. En cualquier caso, se cree que entre 10.000 y 30.000 combatientes hutíes son leales a Irán. Al reclutar a los hutíes, Irán obtuvo influencia estratégica y capturó recursos árabes, añadiendo otra pieza al tablero de ajedrez de la región.

En general, Irán es consciente de las limitaciones de sus fuerzas armadas convencionales y, por lo tanto, recurre a la guerra asimétrica a través de sus representantes. Esta estrategia resultó tan eficaz que la guerra civil siria se convirtió en la única prueba seria para sus ambiciones.

La posible caída de Assad amenazaba con socavar el control de Irán sobre el Levante y abrir un agujero en su red de representación. Perder Siria significaría perder el acceso terrestre directo al Líbano, donde tiene su sede Hezbollah. Sin embargo, gracias a una alianza con Rusia, Irán pudo hacer retroceder a las fuerzas rebeldes sirias, consolidando la posición de Assad y convirtiéndolo en vasallo.

Un poco más al sur está Hamás, otro aliado iraní nuevo. Desde el ataque del 7 de octubre, Hamás ha perdido fuerza y ​​territorio frente a las fuerzas israelíes. Además, unos 34.000 palestinos han muerto desde que comenzaron los combates. Irán es el único ganador claro en este conflicto. El ataque de Hamás se produce mientras Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, liderados por Estados Unidos, dan pasos históricos para normalizar las relaciones con Israel en virtud de los Acuerdos de Abraham, y Arabia Saudita está a punto de lograr un avance similar.

Por el contrario, el conflicto en Gaza ha exacerbado nuevamente las tensiones árabe-israelíes, provocando una indignación generalizada en la región por las acciones de Israel. Parece que Irán pudo haber sacrificado estratégicamente un peón para impedir la formación de una coalición anti-Irán.

En una respuesta audaz al conflicto de Gaza, los hutíes han comenzado a desembarcar en la costa y a lanzar ataques con drones y misiles contra barcos que navegan por el Mar Rojo.

El FMI informó que sólo en enero, estas interrupciones provocaron una disminución del 30% en el transporte marítimo por el Mar Rojo. Desde entonces, la Marina de los EE. UU. ha intervenido, pero los ataques con aviones no tripulados y misiles siguen siendo una grave amenaza.

La ofensiva hutí tiene como objetivo torcer las relaciones de Estados Unidos con Israel y el mundo árabe en general. Los ataques en el Mar Rojo prepararon el terreno para nuevos ataques contra intereses estadounidenses.

El 28 de enero se produjo un devastador ataque terrorista en la base de la Torre 22 en Jordania, como resultado del cual tres soldados estadounidenses murieron y otros 40 resultaron heridos. La Resistencia Islámica Iraquí se atribuyó la responsabilidad del ataque, pero el Pentágono rápidamente culpó del ataque a Irán, culpándolo de armar a los atacantes y prometiendo responsabilizar a Irán. En respuesta, Estados Unidos, respaldado por Gran Bretaña, lanzó ataques de precisión contra 36 posiciones hutíes en Yemen y luego llevó a cabo ataques adicionales contra representantes iraníes en Irak y Siria.

Aunque el poder aéreo envía una señal eficaz, a menudo no logra dar un golpe decisivo. Los representantes de Irán son muy conscientes de estas tácticas aéreas y pueden anticiparlas. Por lo tanto, para destruir la extensa red de representantes de Irán, Estados Unidos sólo tiene una opción: «atacar en el terreno».

Además de las acciones ofensivas, Estados Unidos ha reforzado su presencia en la región con 3.200 soldados adicionales, sistemas avanzados de defensa aérea Patriot y THAAD y un grupo de trabajo de la Armada. Tal presencia militar serviría como señal tanto para Irán como para los aliados de Estados Unidos del compromiso de Estados Unidos con la seguridad regional

Sin embargo, los ataques indirectos de Irán están cuidadosamente programados. Están aprovechando un año electoral crítico en Estados Unidos y explotando los compromisos estadounidenses en numerosos conflictos.

Biden se ha mostrado cauteloso hasta ahora, pero ganar las elecciones podría impulsarle a adoptar una postura más firme. Es probable que Trump haga lo mismo, si no más.

Sin embargo, existen obstáculos en el camino hacia Teherán. A pesar de la influencia iraní, cada unidad opera bajo su propia bandera ideológica única.

Las desviaciones de las directivas estratégicas de Irán podrían alterar sus planes cuidadosamente trazados. Por ejemplo, los ataques recientes están plagados de represalias. Washington podría interrumpir las negociaciones sobre la retirada de los 2.500 soldados restantes en Irak.

Si bien el potencial de Irán es impresionante, no está exento de vulnerabilidades. Al igual que Yugoslavia, la estructura étnica de Irán es su principal debilidad. Los formuladores de políticas estadounidenses e israelíes ahora están considerando explotar estas divisiones internas con la esperanza de obligar a Irán a dividirse en dos.

Israel, en particular, ha fortalecido los vínculos con Azerbaiyán y ha mostrado interés en apoyar los movimientos separatistas azerbaiyanos dentro de Irán. Los azerbaiyanos étnicos suman entre 25 y 28 millones y viven principalmente en el norte de Irán.

Si incluso una fracción de este enorme número toma las armas contra Irán, podría significar un desastre para el Estado iraní.

Para mirar hacia el futuro, es necesario mirar al Este iraní. Aquí Irán se enfrenta a Pakistán. En el centro del problema están los militantes separatistas baluchis, que constituyen la mayoría étnica en la región y se sienten marginados tanto por Irán como por Islamabad.

Irán está del lado de una insurgencia islamista sunita, mientras que la insurgencia baluchi en Pakistán es un movimiento nacionalista más secular. En cualquier caso, el levantamiento étnico mantiene en vilo tanto a Irán como a Pakistán.

Tanto es así que en enero Irán lanzó ataques unilaterales contra los separatistas baluchis escondidos en Pakistán. Esta fue la primera vez que Irán golpeó suelo paquistaní. Dos días después, Islamabad respondió con ataques aéreos contra los separatistas baluchis escondidos en Irán. Esta reacción muestra cuán rápida e inesperadamente las cosas pueden salir mal.

Por ahora, sin embargo, cuando todo se calme, Israel buscará restaurar la disuasión contra un ataque iraní directo. Sin embargo, el nivel de apoyo estadounidense determinará si la crisis se extiende más allá de Israel e Irán.

Independientemente de cómo se desarrolle todo esto, los representantes iraníes se están moviendo por la periferia como una tormenta de arena, cubriendo las huellas dentro Estados Unidos. Pero la guerra por poderes siempre va en ambos sentidos. Irán puede ganar la batalla pero perder la guerra, así, que todo dependerá de que la Tácticas de los flancos sigan siendo cautelosos, o de lo contrario pueden sufrir más que las conquistas ideales.

Israel, en particular, ha fortalecido los vínculos con Azerbaiyán y ha mostrado interés en apoyar los movimientos separatistas azerbaiyanos dentro de Irán. Los azerbaiyanos étnicos suman entre 25 y 28 millones y viven principalmente en el norte de Irán.

Si incluso una fracción de este enorme número toma las armas contra Irán, podría significar un desastre para el Estado iraní.

Para mirar hacia el futuro, es necesario mirar al Este iraní. Aquí Irán se enfrenta a Pakistán. En el centro del problema están los militantes separatistas baluchis, que constituyen la mayoría étnica en la región y se sienten marginados tanto por Irán como por Islamabad.

Irán está del lado de una insurgencia islamista sunita, mientras que la insurgencia baluchi en Pakistán es un movimiento nacionalista más secular. En cualquier caso, el levantamiento étnico mantiene en vilo tanto a Irán como a Pakistán.

Tanto es así que en enero Irán lanzó ataques unilaterales contra los separatistas baluchis escondidos en Pakistán. Esta fue la primera vez que Irán golpeó suelo paquistaní. Dos días después, Islamabad respondió con ataques aéreos contra los separatistas baluchis escondidos en Irán. Esta reacción muestra cuán rápida e inesperadamente las cosas pueden salir mal.

Por ahora, sin embargo, cuando todo se calme, Israel buscará restaurar la disuasión contra un ataque iraní directo. Sin embargo, el nivel de apoyo estadounidense determinará si la crisis se extiende más allá de Israel e Irán.

Independientemente de cómo se desarrolle todo esto, los representantes iraníes se están moviendo por la periferia como una tormenta de arena, cubriendo las huellas dentro Estados Unidos. Pero la guerra por poderes siempre va en ambos sentidos. Irán puede ganar la batalla pero perder la guerra, así, que todo dependerá de que la Tácticas de los flancos sigan siendo cautelosos, o de lo contrario pueden sufrir más que las conquistas ideales.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí