Inicio Opinión Ervin Vargas advierte Santiago está bajo un alto riesgo sísmico

Ervin Vargas advierte Santiago está bajo un alto riesgo sísmico

382
0
Ing. Ervin Vargas
Spread the love

En un interesante artículo que publicamos más abajo el ingeniero Ervin Vargas advierte que los santiagueros vivimos en una zona de alto riesgo sísmico debido a que transitamos por un periodo de recurrencia sísmica, que podría provocar una fractura de la zona de falla de la Septentrional.

Observa que los estudios sísmicos realizados arrojan resultados que presentan un gran riesgo que conllevaría pérdidas de vidas, destrucciones de edificaciones y pérdidas económicas considerables.

El artículo a continuación:

Sus impactos en la ciudad de Santiago de los Caballeros

La comunidad científica ha avanzado en el conocimiento de los eventos sísmicos, estudiando el comportamiento, velocidad y deformaciones de las placas tectónicas, al igual que, la energía acumulada en las zonas de fallas, obteniendo, valiosas informaciones para implementar una gestión de riesgo, con el objetivo de, responder al tamaño del evento y los impactos esperados. Los estudios sísmicos han comprobado un desplazamiento acumulado de mas de 5 metros, acumulando energía elástica capaz de producir un terremoto de magnitud 7.5 en la escala de Richter.

No podemos predecir el día y la hora en que se produciría un gran terremoto. pero, podemos estimar cuando un territorio entra en un periodo de recurrencia.  es decir, donde podría ocurrir un terremoto en cualquier momento.

La ciudad de Santiago de los Caballeros ha sido impactada por grandes terremotos históricos. Los cuales han ocurrido en la Falla Septentrional y en la zona de subducción e interplaca, de la Placa de Norteamérica y la del Caribe. Algunos de estos terremotos históricos son:

  • Año 1562: de magnitud 7.7; Destruyó a Santiago.
  • Año 1783: ocurrió en el entorno de San Francisco de Macorís.
  • Año 1842: de magnitud 7.6. Ocurrió en el entorno de Cabo Haitiano, Haití.
  • Año 1897: ocurrió en la cercanía de Navarrete.
  • Año 1946: de magnitud 8.0. Ocurrió en la Bahía de Samaná.

Cuando se disponen de un historial y estudios sísmicos, podemos definir cuando una ciudad o un territorio, entran en un periodo de recurrencia sísmica. En donde podría producirse un terremoto catastrófico con: muertes, colapsos de edificaciones y pérdidas económicas cuantiosas.

Nuestras zonas de fallas por sus velocidades de desplazamientos, acumulan energías elásticas. En periodos aproximados a 50 y 75 años, liberan repentinamente la energía acumulada. Tomando en cuenta el último gran terremoto ocurrido en el año 1946, ya han transcurrido 77 años. En consecuencia, estamos en un periodo de recurrencia sísmica. Lo que implica, gran peligrosidad para los habitantes de la ciudad de Santiago de los Caballeros.

A la Falla Septentrional se le realizó un estudio Paleosísmico, hecho por el servicio Geológico de Los Estados Unidos en el 2012. Específicamente, en la zona central de la falla, en Jacagua. Donde se encontró evidencia que el último gran terremoto ocurrido en la zona fue en el año 1200. También, que cada periodo entre 800 y 1200 años, se liberan grandes cantidades de energía. Por ende, produciéndose un terremoto catastrófico de magnitud aproximada a 7.5 en la escala Richter. Si el último gran terremoto ubicado en la zona central en Jacagua fue en el año 1200; al 2024 ya han transcurrido 823 años. En consecuencia, indica que estamos transitando por un periodo de recurrencia sísmica.

Atendiendo a ambas consideraciones, no queda duda que vivimos en una zona de alto riesgo sísmico. También, que transitamos por un periodo de recurrencia sísmica y que podría producirse una fractura de la zona de falla. Por ende, liberándose grandes energías que producirían ondas sísmicas. Las cuales impactarían las edificaciones. En junio del año 2022 se realizó un estudio: “Evaluación de Riesgo Sísmico para Santiago de los Caballeros”, en el marco del proyecto TREQ (Training and Comunicación for Earthquake Risk Assessment, por sus siglas en inglés, o Capacitación y Comunicación para la Evaluación del Riesgo por Terremotos), el cual fue financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Oficina de Asistencia Humanitaria (BHA). El proyecto TREQ fue diseñado para demostrar como la evaluación de amenazas y riesgos de terremotos, pueden informar a los tomadores de decisiones sobre el desarrollo de políticas de reducción de riesgos. Al igual que, el riesgo de terremotos puede comunicarse adecuadamente, a las partes interesadas y al público en general. Los resultados de este trabajo sirven para informar y estructurar estrategias de reducción del riesgo de desastres. Asimismo, para el entendimiento y conocimiento del riesgo sísmico a nivel público. El proyecto TREQ se enfocó en dos objetivos principales:

  1. La evaluación detallada de la amenaza y el riesgo sísmico a nivel urbano.
  2. El entrenamiento y comunicación de dichas ciencias a las comunidades y gobierno involucrado.

Los resultados de riesgo determinístico tienen la intención de informar las políticas de preparación y respuesta para eventos de impacto mediano hasta muy alto. En base, a la magnitud y la ubicación del evento analizado.

El Estudio de Evaluación de Riesgo Sísmico de Santiago, estima que existen 160,000 edificaciones con un valor de reemplazo de 25 billones de dólares. También, determinó que más del 68% de los habitantes viven en estructuras de uno a dos pisos, con un nivel de provisiones sísmicas bajas. En consecuencia, contribuye de forma significativa al riesgo sísmico de la ciudad. El estudio se realizó tomando en cuenta dos escenarios:

#1 Terremoto de magnitud 6.5

Un terremoto de magnitud 6.5 en la Zona Central de la Falla Septentrional y a una profundidad de 9.00 km, implica para la zona urbana de Santiago:

  • 3,900 edificaciones colapsadas.
  • 1,600 fallecidos, 60,600 personas heridas de gravedad y 246,300 personas desplazadas.

#2 Terremoto de magnitud 7.5

Un Terremoto de magnitud 7.5 en la Zona Central de la Falla Septentrional y a una profundidad de 9.00 km, implica para la zona urbana de Santiago:

  • 6,200 edificaciones colapsadas.
  • 2,600 fallecidos, 97,200 personas heridas de gravedad y 366,800 personas desplazadas.

Estos resultados, nos presentan un gran riesgo, con: pérdidas de vidas, destrucciones de edificaciones y pérdidas económicas considerables.

Los estudios sísmicos realizados, son importantes para elaborar políticas en gestión de riesgos. Al igual que, aplicar estrategias para preservar vidas y el patrimonio edificado. Las autoridades locales y nacionales, son responsables de ejecutar los planes de gestión y contingencia. Con el fin de, enfrentar el evento geológico esperado.

Con los estudios realizados, se tienen identificadas: las zonas con mayores impactos y el grado de vulnerabilidad sísmicas de las edificaciones, de los servicios más importantes de Santiago.

La intensidad esperada está relacionada a la magnitud, distancia y profundidad del terremoto. Al igual que, a la tipología del suelo, grado de vulnerabilidad sísmica de la edificación y la educación sísmica de la población.

Vista la realidad sísmica y nuestras vulnerabilidades, recomendamos :

  • Desarrollar una cultura de prevención, mitigación y respuesta ante eventos sísmicos a través de campañas educativa a toda la población.
  • Realización de simulacros sismo a nivel nacional cada año.
  • Implementación de un Plan de adecuación sísmica edificaciones vulnerables en los sectores público y privado.
  • Estructurar plan de contingencia de sismo Santiago y Zona Norte. Incluyendo plan de contingencia de las instituciones de servicios : Ayuntamiento, Edenorte y Coraasan
  • Levantamiento de las infraestructuras de salud, cuerpo médico y capacidad de respuesta. También capacitar el personal de enfermería necesario complementario. Con el fin de dar respuesta a los heridos.
  • Instalación sistema de alerta temprano terremoto.
  • Aplicar plan señalización de Rutas de Evacuación en zonas vulnerables.
  • Seminario a los medios de comunicación, para la comunicación efectiva del manejo antes, durante y después del sismo y más aún en el desastre, post terremoto. Extensiva a los influentes en Redes Sociales y usuarios en general.

El tiempo se nos agota:  actuemos.

Ing. Ervin Vargas J.

Ingeniero Civil / Magister en Ingeniería Ambiental / Urbanista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí