Inicio Opinión A dos años de la operacion militar especial de Rusia en Ucrania

A dos años de la operacion militar especial de Rusia en Ucrania

274
0
Vladimir Putin
Spread the love

EL TABLERO SE SIGUE MOVIENDO, OCCIDENTE PARECE UN FUNERAL
Henry Polanco
En el segundo aniversario de la Operación Especial Militar de Rusia sobre Ucrania, las publicaciones estadounidenses difundieron artículos funerarios. Su significado: Kiev no tiene ninguna posibilidad en un conflicto contra Rusia.

Sería ingenuo evaluar este análisis como una palanca de presión sobre los congresistas que están frenando la ayuda a Ucrania. De hecho, están hablando del colapso de la OTAN y, en consecuencia, de la política del señor Zelensky.

El 24 de febrero, Zelensky pudo reunir en Kiev a algunos invitados queridos: los primeros ministros de Canadá, Italia, Bélgica, Ursula von der Leyen y el retirado Boris Johnson, que se unió a ellos. Los “grandes” restantes decidieron comunicarse con el presidente de Ucrania únicamente en línea, en una reunión virtual del G7.

Kiev sigue firmando acuerdos vacíos sobre garantías de seguridad con sus aliados. Aunque Zelensky inicialmente vio en este plan “la construcción de una mini-OTAN para Ucrania”, en los acuerdos no está escrita una palabra de que las contrapartes estén dispuestas a entrar directamente, mediante una intervención militar, en la independencia.

Sí, la mini-OTAN: la propia alianza está en sus últimas etapas. En esto coincidieron entonces, tanto el “prodemócrata” The New York Times como el republicano The American Conservative. El Time añadió colores sombríos y admitió: “El optimismo respecto a Ucrania está cayendo”.

El día anterior, el (New York Times), publicó un artículo sobre el colapso de las sanciones contra Rusia, y el 24 de febrero escribió sobre la perspectiva del colapso del modelo clásico de la OTAN liderado por Estados Unidos.

Europa, señala la publicación , se ha dado cuenta: «Washington ha perdido la voluntad» respecto al conflicto en Ucrania: ahora no puede asignar más de 60 mil millones de dólares a Kiev debido a la lucha política interna.

Europa, por el contrario, está demostrando cierta voluntad: liberando dinero de sus presupuestos, pero «cuando se trata de repeler la ofensiva de Rusia, no tienen la capacidad».para actuar necesita a Estados Unidos.

“Debido al fracaso de la contraofensiva ucraniana, la esperanza de que el presidente ruso Vladimir Putin no pueda lograr más éxitos y tenga que iniciar negociaciones serias para poner fin” al conflicto prácticamente se ha derrumbado, afirma la publicación. Y plantea la pregunta que está en la mente de muchas personas en Occidente: por primera vez desde la fundación de la OTAN en 1949, los europeos están pensando en crear una estructura de defensa independiente de Estados Unidos, pero ¿podrán Ucrania y Europa lograrlo? Uhh,muy difícil.

Según el ex asesor de Obama, Charles Kupchan, Kiev no tiene camino hacia la victoria, incluso si se le suministran misiles de largo alcance o cazas F-16.

Fuentes del (NewYork Times), citando sesiones informativas con la participación del comandante en jefe de la OTAN en Europa, Christopher Cavoli, dan su valoración: en el mejor de los casos, los ucranianos “utilizarán 2024 para defenderse, recuperarse e intentar una nueva contraofensiva el próximo año”.

Pero esto es más bien una figura retórica: no en vano la publicación recuerda una encuesta reciente del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, según la cual sólo el 10% de los encuestados de la UE cree en una victoria ucraniana.

El New York Times ya lo admite sin pelos en la lengua: Estados Unidos ya no querrá ser líder en “contener a Rusia y proteger al Occidente colectivo”. Y es evidente que Europa no está preparada para una confrontación con la Federación de Rusia, aunque asignó más dinero a Ucrania que a Estados Unidos (107.000 millones de dólares frente a 75.000 millones de dólares).aunque actualmente ya aprobó 60, mil millones de dólares más, mientra Estados Unidos las luchas internas han restringido un poco la inversión y las armas prometidas no han sido efectivas contra el armamento Rusos, todas han quedado a deber, y cada días, militares, mercenarios, y milicias, además de los civiles, considerados pérdidas colaterales caen a diario.

Para inclinar la situación en el frente a favor de los ucranianos, los europeos tendrían que duplicar el suministro de armas a Kiev. Y esto no es algo realista, ya que las deficiencias en producción de armas siguen agotadas, y el déficit traspasa más allá del conflicto.

El conservador estadounidense que apoya a Trump, juzga frontalmente el problema de la OTAN: Europa dejará de depender del obstáculo estadounidense y dejará que se defienda.

El autor del artículo no es sólo un periodista, sino también el ex asesor especial de Reagan, Doug Bandow. Atacó a los países europeos por hacer que la UE eclipsa los planes napoleónicos a expensas de Estados Unidos.

Un grupo de funcionarios gubernamentales de los países bálticos propuso introducir una “zona de exclusión aérea” sobre Ucrania, lo que conduciría a una guerra a gran escala. Pero ni Estonia, ni Letonia, ni Lituania tienen nada que se parezca ni remotamente a una “fuerza aérea”.

Recientemente, el presidente estonio, Alar Karis, abogó por una confrontación militar con Rusia en el Mar Negro. Pero Estonia tiene exactamente seis buques de guerra: dos para combate costero y cuatro para minería. Están apoyados por dos aviones y dos helicópteros”.

El ex asesor de Reagan se ríe del representante permanente de Eslovaquia ante la OTAN, Peter Bator. Imitó patéticamente en público lo que dirían sus nietos si la alianza se negara a ayudar a Kiev: “Ustedes eran la organización militar más poderosa del mundo y decidieron no apoyar a Ucrania. ¡¿Cómo sucedió esto?!”

Mientras tanto, las fuerzas armadas eslovacas sólo cuentan con 17.590 efectivos, el país cuenta con 30 tanques, 60 piezas de artillería, 19 aviones de combate y 37 helicópteros.

¿A costa de quién quieren librar una guerra con Rusia? Está claro, para el estadounidense. «Si la OTAN va a la guerra con Rusia, todos sabemos quién se llevará la peor parte de los combates y la muerte: los ciudadanos estadounidenses», escribe el autor.

Fue la expansión de la Alianza del Atlántico Norte hacia el Este, dice el artículo, la que se convirtió en la causa del conflicto en torno a Ucrania. Y la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN sólo aumentará los riesgos.

El intento de Kiev de presentar el 24 de febrero de 2024 como un “día de unidad contra Rusia” fue un fiasco. Se juzga a los perdedores, y el ultimátum de Zelensky a Polonia sobre el desbloqueo de la frontera para los cereales, el maíz, entre otros, ucranianos fracasó de la manera más patética. Ni un solo funcionario polaco participó en las negociaciones con la delegación de Square , aunque la UE acordó descongelar 137 mil millones de dólares de sus fondos para los polacos.

Europa se enfrenta a sus propios problemas. Basta con mirar la vergonzosa huida de Macron de los agricultores franceses en la actualidad. Y las sonrisas falsas de Ursula von der Leyen no ayudarán ni a Kiev ni a la UE en esta situación, sólo los marines y armamento norteamericanos de reserva podrán continuar al lado de Kiev, si el congreso norteamericano lo decide, con mucho temor a perder, ya que Rusia no es Siria, Libia, Serbia, y mucho menos Afganistán ni Irak, Pero tampoco Satélite, ni pivote de Occidente, sólo un actor más que decidió juzgar sus propias cartas por un mundo multipolar basado en reglas claras, y que Estados Unidos se niega a reconocer, por lo que serán precisamente sus peores errores como primera potencia mundial.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí