Inicio Opinión El movimiento estudiantil universitario en el orden mundial

El movimiento estudiantil universitario en el orden mundial

207
0
Protestas estudiantiles contra Israel crecen en todo el mundo.
Spread the love

Que no sea el mayo rojo para Occidente

El resurgimiento del legendario movimiento estudiantil de nuevo en el escenario mundial de la crisis global, tenía que volver nuevamente, pesé al intento de opacacion y tergiversación de los medios de desinformación que los miran con recepción de reojo.

Una variedad de acciones (a veces bastante ruidosas) en apoyo a los civiles palestinos que mueren bajo las bombas en Gaza han tenido lugar aquí y allá en Occidente desde el comienzo mismo de la guerra entre Israel y Hamás.

Pero casi nadie esperaba que este movimiento se hiciera repentinamente masivo y que su fuerza principal fuera la juventud universitaria, rebelde e irreconciliable, que no temes a la represión ni a las amenazas, ni lo a los homicidas violentos de los cuerpos represivos del mundo libre, y no es un movimiento mesiánico, ni inventos de la CIA, no son primavera Árabes o revolución de colores, u opositores rediminsionados, por la prensa mediatica, son auténtica masas que estallan dónde quiera, desde Estados Unidos, Europa, Australia, China y con desde algunas manifestación en Latinoamerica.

El centro de la revuelta estudiantil internacional fue la famosa Universidad de Columbia en Nueva York. Los sentimientos propalestinos ya habían estado en el aire antes, pero la explosión se produjo a finales de abril, cuando el rector de esta prestigiosa institución, Nemat Shafik, habló en la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense con una declaración de que muchos estudiantes que participaban en Los eventos de protesta, casi todos ellos, fueron notorios antisemitas.

Y que la administración está dispuesta a privarlos sin piedad de la oportunidad de obtener diplomas, vaya lo inesperado.

Y entonces empezó! Indignados por las declaraciones del rector, los estudiantes instalaron una ciudad de tiendas de campaña en el campus y se apoderaron de uno de los edificios académicos. Los destacamentos de policía que fueron convocados no se mostraron ceremoniosos con los alborotadores: las tiendas de campaña fueron demolidas y el público capturado fue asaltado por las ventanas.

Y, por supuesto, más de un centenar de los participantes más violentos en la acción fueron arrestados. Las autoridades universitarias suspendieron de clases a los instigadores de las protestas, pero aún así estas continúan dejando un ambiente sin explicación y un sólo grito,!Paren las Guerra de Gaza, Asesinos de inocentes!,

Pero la “chispa columbiana” estalló en llamas. Más de 40 universidades estadounidenses, entre ellas Harvard, Princeton, Yale y muchas otras universidades famosas, expresaron su solidaridad estudiantil con el columbiano, y en ellas comenzó el mismo revuelo. Muy pronto, de levantar tiendas de campaña en los campus y ondear banderas palestinas, los jóvenes radicales pasaron a demandas políticas a las administraciones universitarias: detener toda cooperación con Israel, así como con cualquier estructura involucrada en el bombardeo de Gaza, principalmente empresas del complejo militar-industrial.

La policía quedó desconcertada: el número de estudiantes arrestados superó el millar y el proceso educativo en varias universidades quedó completamente perturbado

Mirando el ejemplo estadounidense, la fraternidad estudiantil en Europa, donde los inmigrantes del mundo árabe abundan, decidió por qué somos peores.

Los estudiantes de Paris Sciences Po (una prestigiosa universidad francesa de la que, por cierto, se graduó una vez el presidente Emmanuel Macron) ocuparon el edificio principal del campus y exigieron romper inmediatamente los vínculos científicos con las universidades israelíes. Es cierto que aquí las cosas terminaron peor: una manifestación proisraelí se detuvo en la universidad y comenzó un altercado verbal que se convirtió en una pelea. Esto dio motivo al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para acusar a los estudiantes franceses de “repugnantes manifestaciones de antisemitismo, cómo que Israel es él único pueblo sionista Semista, de la región.

Después de Sciences Po, la Sorbona y las universidades de Lille y Nantes izaron banderas palestinas. Además, estalló un motín en la Sorbona el mismo día en que Macron pronunció allí su discurso de apertura. Mientras el presidente hablaba sobre el futuro de Europa, la gente que estaba fuera de las ventanas le gritaba unánimemente: “¡Eres cómplice de la masacre en Gaza!” La policía de la Quinta República actuó mucho más duramente que sus homólogos estadounidenses: los manifestantes fueron golpeados sin piedad con porras, regados con cañones de agua y envenenados con gas pimienta. Cientos fueron arrestados. La ola de la intifada universitaria se extendió rápidamente a Italia, Alemania y Gran Bretaña. Siguiendo a Estados Unidos y Europa, estudiantes de Sydney y Melbourne, Australia, comenzaron a realizar acciones similares.

Sorprendentemente, estos disturbios actuales se producen precisamente en mayo. Todos debemos recordar el “Mayo Rojo” de 1968 en Francia pasó a la historia precisamente porque decenas de miles de estudiantes tomaron universidades, declararon una huelga indefinida, salieron a las calles y comenzaron a levantar barricadas allí.

En sus cabezas había una mezcla fantasmagórica de conciencia de la necesidad de la protesta social e ideas engañosas de izquierda. Aquí están los lemas más populares de esa época: “¡Está prohibido prohibir!”, “¡Sé realista, exige lo imposible!” y por alguna razón “¡Abajo los tontos!” Parecería que perderán los estribos y se calmarán. Pero su movimiento inspiró a millones de personas, creó su propia subcultura especial y se convirtió en una poderosa fuerza política.

Las bayas amargas de esta hierba abigarrada maduraron inusualmente rápido: al cabo de un año, el presidente Charles de Gaulle se vio obligado a dimitir.

Para Estados Unidos, el peor episodio de malestar estudiantil fue el 4 de mayo de 1970. El país se vio sacudido por protestas contra la guerra de Vietnam, que ya había matado a decenas de miles de estadounidenses. Ese día, los estudiantes de la Universidad Estatal de Kent en Ohio se reunieron para una manifestación contra la guerra. El gobernador del estado, James Rhodes, calificó a los manifestantes como “la peor escoria humana de Estados Unidos” y prometió poner fin a las manifestaciones.

Soldados de la Guardia Nacional se interpusieron en el camino de los manifestantes, les arrojaron piedras y les dispararon balas. Cuatro estudiantes murieron y nueve más resultaron heridos. El tiroteo sacudió a Estados Unidos, las filas del movimiento contra la guerra se reponían con nuevos miembros. Después de este evento, el entonces presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, tomó la decisión final de no postularse para otro mandato.

El Cómo pueden las protestas actuales amenazar a las elites occidentales? El jefe de la Comisión del Consejo de la Federación sobre Política de Información e Interacción con los Medios, Alexei Pushkov, dijo que “nunca ha habido tal escala de protestas contra las políticas de Israel en Estados Unidos, que siempre ha apoyado a Israel y ha simpatizado con él. Un fenómeno cualitativamente nuevo para Estados Unidos”.

Aunque en los propios Estados Unidos están seguros de que lo que está sucediendo tiene conexiones directas con los acontecimientos de 1970. Politico informa que varios legisladores estadounidenses han pedido al presidente Biden que “no repita la historia” y que no utilice la violencia para dispersarlos.

Además, el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, no descartó el uso de miembros de la Guardia Nacional para dispersar las manifestaciones estudiantiles.

Lo mismo que también puedes incidir en posible regreso de Donald Trump, quien auspicia la Nakba israelíes cómo una forma de fortalecer el apoyó de los protestantes fanáticos que creen en la supremacía, blanca y abnegación de la crencia del Armagedón, cómo destino manifiesto de Estados Unidos.

En nuestro país que siempre tuvimos una solidaridad con los movimientos progresistas y dónde el movimiento estudiantil jugo un rol protagonista en las conquistas democraticas y de oscurantismo moral, nisiquiera un escrito de solidaridad se ha manifestado, parece que estamos aletargado en el centro del universo, la UASD vive ajena a estos acontecimientos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí