Inicio Opinión América entre el liderazgo de la gerentocracia

América entre el liderazgo de la gerentocracia

168
0
El Capotolio de Estados Unidos.
Spread the love

Estados Unidos es la primera potencia mundial, pero es un país dividido entre la generación del «baby boom», que envejece y sigue teniendo un gran poder político, económico y social, y una población joven multicultural en rápido crecimiento con mucho menos peso político y económico. Los puntos de partida de esta división pueden verse en la creciente brecha generacional que se mide en las actitudes y el comportamiento de los intereses políticos.  Ni Biden ni Trump son los únicos ancianos en la actividad política estadounidense, hay un senado cuyos representantes son más longevos que los dos candidatos a la presidencia.

Sin embargo, el debate entre Donald Trump y Joe Biden se ha convertido en uno de los episodios más reveladores de la historia reciente de Estados Unidos.

En él se reflejó en gran medida la degradación del sistema político estadounidense y se convirtió en el punto más bajo de su evolución; celebrado en vivo en la CNN, vimos una vergonzosa discusión entre dos ancianos, uno de los cuales está sumido en innumerables escándalos, y el segundo se hunde cada vez más en una condición que difícilmente puede describirse como otra cosa que “demencia senil», muy común en ese país, la sola idea de que uno de ellos, aparentemente, determine el destino del gigantesco del arsenal nuclear de su país, su grandiosa maquinaria militar y billones de dólares en recursos financieros, es bastante alarmante.

El principal temor de los líderes pro estadounidenses en Europa que ahora es la posible victoria de Donald Trump en las elecciones de noviembre.

Y este miedo se incrementó muchas veces después del debate con Joe Biden , que sólo su esposa Jill se atrevió a calificar de exitoso para el presidente estadounidense . Trump repitió al aire su tesis sobre el conflicto ucraniano , que irrita a los europeos: es la UE la que debería pagar por el “placer” de mantener a flote a Kiev. Pero, en general, Ucrania no puede ganar.

Esta ansiedad se transmite cada vez más al establishment de los propios Estados Unidos: si se cree en los medios locales, incluso antes del final de la divertida pelea televisiva, en el Partido Demócrata se intensificó la discusión sobre la necesidad de que Biden se negara a participar en la elecciones y nominar a un candidato más joven y prometedor para este puesto.

El actual presidente realmente parecía intimidante para una persona que al menos formalmente encabeza y dirige una superpotencia. Sus reacciones y respuestas extremadamente inadecuadas a las preguntas de los presentadores, incluso entre los críticos del jefe de la Casa Blanca, generaron no tanto regodeo como un sentimiento de incomodidad y el deseo de apagar rápidamente la televisión.

La idea misma de que las perspectivas no sólo de su país, sino también de una parte importante de la humanidad, en caso de una crisis a gran escala, dependan de un veterano de las batallas de Washington que está perdiendo contacto con la realidad a quien muchos aún recuerdan como un hombre influyente, senador y vicepresidente activo, causa conmoción, pero Estados Unidos se encuentra en una situación en la que no existen soluciones sencillas al problema.

Tomemos como ejemplo la política exterior.

Contrariamente a su imagen preelectoral, Biden no ha tomado decisiones clave solo durante mucho tiempo: ha dejado muchas de ellas en manos de colaboradores cercanos que determinan colectivamente el rumbo de Washington en el ámbito internacional.

Debido al arraigo de estas figuras en la sombra en las estructuras del “Estado profundo”, Estados Unidos ha seguido hasta ahora un rumbo hostil, por ejemplo, hacia Rusia, China e Irán, pero se ha abstenido de tomar medidas que pudieran llevar a un enfrentamiento militar directo.

¿Cómo se desarrollarán los acontecimientos si la presidencia la toman políticos grises pero ambiciosos como serían Kamala Harris o el gobernador de California, Gavin Newsom? es unas de las tantas disyuntivas antes las generaciones, mal informadas de ése país.

Dada la falta de conocimiento profundo de las relaciones internacionales entre estas figuras y su aguda dependencia de los sentimientos radicales impuestos por los lobbystas contra, digamos, Moscú, y otras potencia en competencias, su capacidad para tomar medidas imprudentes y peligrosas diseñadas para demostrar decisión e independencia podría reportar beneficios tanto a Estados Unidos cómo Rusia, pero hay muchos riesgos, que aún no son comprendidos políticamente.

Muchas preguntas también están relacionadas con las perspectivas de elección de Trump, quien ya en su primer mandato demostró su incapacidad para resistir la influencia de los lobbystas y no cumplió ninguna de sus promesas de mejorar la situación en las relaciones con Moscú, ni con China, y mucho menos con Irán, y como el proyecto de la Unión Europea, que según Trump no debería existir.

De una forma u otra, los planes que emanan de su cuartel general de campaña para resolver la crisis en Ucrania tampoco aportan optimismo, sino que parecen más bien ingenuos y fantasías basadas en especulaciones, que sólo pueden agravar la situación.

La incapacidad de Trump para comprender a la gente ya se manifestó claramente durante los años de su presidencia y llevó al nombramiento de rusófobos, xenófogos, que no aportaron nada a su mandato, sobretodo en el manejo de la Crisis del Covid 19, que fuera su peor desastres, declarados para algunos puestos clave, que simplemente sabotearon las iniciativas conciliatorias de su jefe formal.

Por lo tanto, uno no puede dejar de estar de acuerdo con el presidente Vladimir Vladimirovich Putin: realmente es más rentable para Rusia tratar con Biden, un «político de la vieja escuela» que, aparentemente, es capaz de acelerar el proceso de desaparición del liderazgo estadounidense, que un Trump, que planeaba Qué América sería grande otra vez,

Por supuesto, es indecente alegrarse de la vergüenza de un anciano que debería haberse jubilado hace mucho tiempo y dictar otra memoria más con voz debilitada. Pero si recordamos cuántas vidas de ciudadanos comunes y corrientes se han perdido como resultado de las decisiones tomadas por Biden, el sentimentalismo pasará a un segundo plano.

El 46º Presidente de los Estados Unidos, al final de más de medio siglo de su carrera, se acerca a un fiasco bien merecido, y lo mejor que podemos hacer en las condiciones actuales es observar desapasionadamente desde la barrera cómo arruina su propia reputación y hunde al país en una profunda crisis. Como dicen, según las resina y el aceite.

La intención de Biden de repetir mandato despejó el panorama electoral del 2024 y puso nuevamente en el tape la pugna de septuagenarios del 2020, que cuatro años después y con la guerra en Ucrania y el genocidio de Gaza mediante, son ya más viejos. Las batallas en el Congreso por la aprobación de fondos y ayuda para Ucrania, los desacuerdos con republicanos en política migratoria y el conflicto en el Medio Oriente estuvieron y están entre los principales desafíos que caracterizaron 2023 y 2024, para la administración Biden.

Las presidenciales estadounidense del 2024 prometen una contienda que la gran mayoría del electorado había preferido evitar, con los dos candidatos presidenciales más viejos en la historia de Estados Unidos.

Pero lo que están viejo no solamente los candidatos, sino el modelo estadounidense de democracia, que demuestra día a día señales de edad avanzada y deterioros mentales, con degradación alarmante en la Gerentocracia que domina el poder político de Estados Unidos.

¿Dónde estaba la renovación de las élites en un país que se pasa siempre hablando de su juventud y de su capacidad de reinvención?

El discurso político sigue estancado y todo indica que la democracia y no diferentes propuesta de gobierno es lo que está en juego. Para Biden, la verdad está bajo asalto por un ex gobernante extremista», pero el apoyo al genocidio de Israel resta simpatía al jefe de la Casa Blanca, lo que para Donald Trump, comunistas, marxistas y migrantes envenenan la sangre del país, que el volverá a ser Grande otra vez, No se por qué.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí