El puerco podría salvarte la vida… Razonando 

0

Razonando

Alejandro Espinal

Por Alejandro Espinal
Al escuchar la palabra cerdo o puerco inmediatamente pensamos en dos cosas, lo sabrosa que es su carne, ya sea asada en puya, horneada, guisada, en locrio, tocino y mil maneras.
La otra es la vida asquerosa donde se crían estos animales sobre todo, si no son en granjas higiénicas eficientemente manejadas.
Hay muchas expresiones de desprecio al cerdo.  Por ejemplo, cuando un niño se embarra con sus alimentos les gritan «puerco», por igual si alguien lanza basuras a la calle les gritan «tenía que ser un puerco». Muchas son las expresiones que asocian la falta de limpieza con este cuadrúpedo.
Grupos cristianos no comen carne de cerdos porque supuestamente éstos son seres engendrados por el demonio.
Pero ojo, «nadie es tan malo que no tenga algo de bueno» dice la expresion popular.
Estudios científicos muy avanzados tienen al cerdo como el animal que puede proveer para fines de implantes órganos como el corazón, los riñones y páncreas.
El corazón de un cerdo al nacer hasta los cuatro meses es del mismo tamaño de los humanos.
En cardiología, arterias y válvulas dañadas son sustituidas por las de cerdos.
Su piel es muy parecida a la de los humanos, por eso es utilizada en implantes a personas que han sufridos quemaduras.
Muchas personas han recuperado la vista con proteínas de cerdos. Otras han logrado parcialmente recuperar la vista con córneas de estos animales.
En Baltimore,  Estados Unidos, el doctor  Bartley Griffith implantó por primera vez a un ser humano, al Señor David Bannett, el corazón de un cerdo modificado con una condición, moría o el implante.
Falleció depués de varios días.
Para el doctor Griffth está operación llevaría al mundo a «un paso más cerca de resolver la crisis de escadez de órganos»
Así que la próxima vez que usted le vaya decir con desprecios a una persona puerco,  piénselo muy bien.
Entérate
Share.

About Author

Leave A Reply