Abinader y los combustibles… Ajo y Cebolla

0

Abinader y los combustibles

El presidente Luis Abinader advirtió que para su Gobierno es imposible mantener los subsidios a los precios de los combustibles. Afirmó que por ese concepto se destinaron más de 13 mil millones de pesos el pasado año y que, de continuar los aumentos del petróleo, “llegará el momento en que habrá que hablar con el país”. No hay que ponerse en la suela de los zapatos del mandatario para comprender que lo expuesto por él es complejo, en tanto crea situaciones financieras difíciles a su gestión, pero plantearse el escenario de la indiferencia ante el comportamiento de los combustibles en el mercado interno, es una medida que el Gobierno tiene que sopesar con prudencia, frialdad política e inteligencia emocional.

Presidente Luis Abinader

Si bien 13 mil millones de pesos en gastos no presupuestados representan una pesada carga, necesariamente hay que observar que el monto no encarna una pérdida directa en sí, sino más bien, una reducción de los más de 50 mil millones de pesos que el Gobierno ganó el pasado año por los diferentes impuestos a los combustibles. Dejar a su suerte los precios internos podría desencadenar consecuencias impredecibles, porque los combustibles ejercen una influencia transversal en el aparato productivo nacional. Impactan los costos de producción y transporte, además de generar consecuencias definitivamente sensibles en los mercados, que a su vez pudieran experimentar escaladas alcistas en los precios de los alimentos, bienes y servicios. En este contexto es válido hacer dos puntualizaciones respecto al aumento del crudo y, por consecuencia, de los combustibles. 1: Lo que encarece los precios de los combustibles en el país son los altos impuestos que el consumidor tiene pagar al Gobierno. 2: RD importa productos terminados en más del 60 por ciento de la demanda interna y la compra de petróleo para refinación interna, a pesar de que siempre hacen referencia al alza del petróleo, es apenas del 40 por ciento debido a las limitaciones de refinación que padecemos. A esto hay que agregar que cada combustible ya procesado que se trae al país, representa un mercado en particular. Tiene que estar claro que el precio del crudo es un factor importante, pero para el caso de República Dominicana la carga impositiva a los combustibles es determinante. De manera que, en vez de desprenderse del problema, el Gobierno debiera plantearse explorar otras fórmulas que le permitan compensar los ingresos que dejaría de percibir, en caso que se decidiera por desmontar parte de los altos impuestos que les son cargados a los carburantes.

Continuará…

 

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply