La segunda vuelta electoral de 1996

0

Bosch: Historia y recuerdos

Por Mario Crescencio Burduan

El 30 de junio del año 1996 se celebró la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en República Dominicana. Los comicios tuvieron lugar en el marco de grandes expectativas en la mayoría de los dominicanos. Para entonces el país estaba gobernado por el Dr. Joaquín Balaguer, quien ejercía un gobierno visto por muchos como insoportable debido a las múltiples anormalidades y excesos que en todos los sentidos se cometía desde el poder político.

En dichos comicios participaba el Dr. José Francisco Peña Gómez quien contaba con los auspicios del llamado «Acuerdo de Santo Domingo”, que encabezaba el Partido Revolucionario Dominicano. El líder perredista había ganado la primera vuelta celebrada el 16 de mayo del citado año e iba acompañado en la candidatura vicepresidente por el Licdo. Fernando Álvarez Bagaert. Su contrincante, el Dr. Leonel Fernández, quien había quedado en segundo lugar y que llevó como su compañero de fórmula al Dr. Jaime David Fernández Mirabal, encabezaba el denominado “Frente Patriótico”, una coalición que unía al PLD y al PRSC y que tuvo por propósito frenar la posibilidad de que Peña Gómez repitiera su triunfo en segunda vuelta.

Antes de celebrarse los referidos comicios, la dirigencia de los Partidos de la Liberación Dominicana y Revolucionario Dominicano movieron estrellas y centellas en aras de convencer al electorado en favor de uno u otro. Peña Gómez enarbolaba la consigna «Primero la gente “, mientras que Leonel Fernández proclamaba que representaba el nuevo camino y que en su gobierno la nación estaría acorde con los nuevos tiempos.

El candidato peledeísta logró capitalizar la sumatoria de sectores conservadores oponentes a Peña Gómez, pero lo que más le favoreció, fue que él provocó un gran entusiasmo entre la mayoría de los votantes jóvenes, para lo que empleó un discurso muy esperanzador, lleno de expectativas y promesas, las cuales representaban los mejores anhelos de los dominicanos, en especial, entre los sectores juveniles.

Hasta ese entonces, el PLD no había gobernado a pesar de tener 23 años de activismo político y de haber ganado las elecciones del año 1990, de las que fue despojado mediante un fraude tras la Junta Central Electoral proclamar ganador a Joaquín Balaguer. Su candidato lo fue el profesor Juan Bosch.

De su lado, el PRD tenía 10 años fuera del poder y Peña Gómez al igual que la mayoría de los dirigentes del partido blanco, estaban ávidos de dirigir el país, unos por dar lo mejor a su patria y otros para servirse de ésta, como lo habían hecho durante los 8 años que gobernaron.

Los referidos comicios se efectuaron con cierta normalidad, aunque existía un estado de ánimo un poco ansioso debido a que todas las partes se sentian merecedores de ganar la contienda.

A continuación, presentamos en detalles los resultados de los comicios referidos. De una población de 8, 012, 121 habitantes, habían inscrito en el padrón 3, 778, 066, de los cuales ejercieron el voto 2,880,425. De estos hubo 2,861,027 votos válidos y 19,402 votos nulos.

El Dr. Leonel Fernández obtuvo 1, 466,382 votos, para un 51.25 %, y el Dr. José Francisco Peña Gómez alcanzó 1,394,641 para un 48.75 %. El proceso fue ganado por el PLD y su candidato presidencial Dr. Leonel Fernández.

En un plazo corto la Junta Central Electoral dio los resultados finales. Por tal motivo una gran parte de la población dominicana se sintió altamente regocijada. Balaguer entregó el mando al presidente electo quien tan pronto asumió la presidencia formó un excelente gabinete, integrado por los hombres y mujeres que a su entender eran los más capaces y meritorios para llevar a cabo el programa de gobierno ofertado a la ciudadanía.

El Dr. Leonel Fernández había sido señalado por el profesor Juan Bosch como una mina de oro sin explota, una tipificación que lo obligó al joven político a prepararse para ser el presidente que había anhelado el gran maestro de las letras que hasta ese entonces era el más ilustre de todos los dominicanos vivos, como dijo el arquitecto Antonio Ocaña.

El presidente Fernández ejerció un gobierno lleno de grandes trasformaciones en todos los órdenes. Inició la aplicación de una profunda reforma del Estado, cambió el sistema diplomático y consular que era una vergüenza para República Dominicana. Puso el Estado al día con la organización de las Naciones Unidos donde nuestro país no tenía voz ni votos. Creó la Autoridad Metropolitana de Transporte AMET, la cual constituyó un cambio radical en el ordenamiento del transporte en las principales ciudades del país y dignificó al sector magisterial.

Además, fue trasformado el esquema de operación y funcionamiento de las oficinas públicas, lo que impactó considerablemente en la calidad y modernización de los servicios. La Universidad Autónoma vivió un proceso de ampliación de sus centros regionales y la remodelación total de los existentes.  Los mencionados son apenas algunos de los grandes logros y cambios que experimentó el pais con la bien catalogada gestión del presidente Leonel Fernández.

Las huellas indelebles en esa su primera experiencia como jefe de Estado, le colocarían como uno de los presidentes más democrático de toda la histórica y uno de los líderes políticos más exitosos, al grado que fue designado presidente del Partido de la Liberación Dominicana y reelecto a dos nuevos mandatos.

Entérate
Share.

About Author

Leave A Reply