Homenaje al Maestro Adolfo Pacheco, Viernes de Vallenato…

0

Homenaje al Maestro Adolfo Pacheco, un Gran Juglar. 

ANGELA PATTY ORTEGA BARRIOS

Adolfo nació en el municipio de San Jacinto, sus padres fueron Miguel Pacheco y Mercedes Anillo.

Adolfo, es una mezcla de blanco con negro e indígena. A lo largo de su vida ha estudiado el origen de sus antepasados. Su bisabuelo paterno era de Ocaña y llegó a San Jacinto, alrededor de 1850, durante la fiebre del tabaco, era blanco y pecoso, probablemente de ascendencia española, varios años después se casó con Crucita Estrada, una negra recién liberada de la esclavitud.

Su abuelo paterno, Laureano Antonio Pacheco Estrada, fue quien descubrió en él su inclinación por la música, él era tamborero de gaita. La madre de Adolfo cantaba a voz, pasillos, vals y boleros, en su casa; de sus recuerdos infantiles aún tiene fresco en su memoria el primer verso que hizo a los seis años de edad, que es un canto indio en ritmo de puya “Mazamorrita cruda”, y que años después terminaría de componerlo.

Estudió Derecho en la Universidad de Cartagena, iniciando los estudios correspondientes en 1976, terminándolos en 1980 y graduándose en 1983

Su aporte a la Música de acordeón del país

La vuelta a aquel lugar, que él magistralmente compararía con un “imperio” y del que difícilmente lo volverían hacer salir, pues él vivía mejor “llevando siempre vida tranquila” (Castillo, 2010). En su natal San Jacinto y los Montes de María,  serían el espacio cultural en el que el maestro desarrollaría toda la impronta sabanera a través de sus cantos al folclor, la naturaleza, la tristeza y el amor que termina por imprimirle a la música de acordeón y que lo coloca, por una suerte de reivindicación del pentagrama musical del Caribe colombiano, a la altura de los juglares del Valle del Cacique Upar y el Magdalena grande, que habían reservado para sí, en el término “Vallenato” , el goce de la música del fuelle bendito que también tiene leyenda  en el “indio faroto y su vieja gaita” tal  “como la de Francisco el hombre”.

La versatilidad de su obra musical

En la obra de Pacheco se resalta una música de acordeón muy cercana al paseo, a la gaita, la cumbia, el porro, el pasebol, el paseaito, el chandé, el son y el merengue, uno de los más conocidos El Viejo Miguel, catalogado por algunos especialistas como el mejor merengue vallenato en toda la historia (Gil 2020).

“…Buscando consuelo, buscando paz y tranquilidad el viejo Miguel del pueblo se fue muy decepcionado, yo me desespero y me da dolor porque la ciudad tiene su destino y tiene su mal para el provinciano…”.

Esa versatilidad, el compositor de ‘El Pintor’ la empezó a desarrollar en sus estudios de secundaria en el Fernández Baena en Cartagena, colegio donde aprendió a tocar violina, posteriormente en Bogotá con las enseñanzas de un amigo aprende a tocar guitarra y con ello géneros musicales como el bolero y el Bambuco. Además, su tío abuelo Antonio Pacheco le dio las claves para explorar la música cubana, hoy en día el maestro tiene más de 16 cumbias y porros (Icultur 2020).

Su representación nacional e internacional de la cultura del Caribe colombiano.

El Maestro Adolfo Pacheco logró convertirnos a todos con la hamaca grande y sus composiciones, en hijos de una región con una riqueza cultural, que a través del vallenato y la música de acordeón trascienden las barreras regionales y suprime lo particular para convertirlo en elemento identitario nacional, tal cual lo declara la UNESCO (2015) como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, en la que resalta que  estas son “canciones de los vaqueros del Magdalena Grande, cantos de los esclavos africanos y ritmos de danzas tradicionales de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta.” Una reseña que obvia que la música de acordeón y su variante el vallenato, es un universo musical de ritmos afro antillanos e indígenas, que, mezclados en un sincretismo cultural con la herencia española, se encuentra diseminada por toda la región en la cual “la música, elemento nuclear de la cultura caribeña, sonora por naturaleza, como el mar, con gran frecuencia, ocupa un lugar central” (Castillo,2010). Y desde ahí se desborda hacia lo nacional, nutriendo vitalmente el espacio cultural de llanuras, valles, montañas, altiplanos y selvas que conforman la geografía nacional, y en medio de esta diversidad cultural regional, logra erigirse y despuntar como el género musical más internacionalizado de Colombia.

La Hamaca Grande y la Unión de dos culturas

Es una invitación al reconocimiento y a la vez una serenata de amor propio por parte de la música de acordeón sabanera al pueblo Vallenato. La Hamaca Grande además de ser un himno para San Jacinto, también se convirtió en esa melodía que une a dos culturas y a dos regiones: El Valle y la Sabana, logrando de esta manera un intercambio musical que ha enriquecido la música de nuestro país, tanto así que esta canción es conocida en todos los rincones de Colombia.

Esta obra, para muchos la más importante de Adolfo Pacheco, refleja un conocimiento exquisito de su región y de su terruño San Jacinto. Nace por la frustración que embargó al compositor tras la derrota de su compadre y amigo Andrés Landeros al no coronarse como rey en el Festival de la Leyenda Vallenata; sin embargo, también es una serenata elegante y elocuente que resalta la importancia de la cultura y la música sabanera.

«El Obsequio está despojado de ambición personalista, pues no se trata de una serenata estrictamente personal: se trata más bien del homenaje de un pueblo a otro, tal vez como reconocimiento y admiración por la riqueza de su arte musical» sostiene el investigador Simón Martínez Urbanez (Gil 2003)

De acuerdo a investigaciones realizadas ‘La Hamaca Grande’ cuya primera versión fue grabada en 1970 por Adolfo Pacheco Anillo ha tenido al menos 79 versiones en distintos países y en diferentes ritmos musicales. La canción ha sido grabada en sellos discográficos de Colombia, México, Venezuela, Perú, Panamá, Francia, Estados Unidos y Costa Rica.

Una vida dedicada a la cultura y el arte

Adolfo Pacheco Anillo es un hombre que nació y creció rodeado de la riqueza cultural y artística de su natal San Jacinto, Bolívar. Todo ese entorno complementado con la cercanía de entrañables amigos, muchos cercanos a las letras y a la música como Toño Fernández, el legendario fundador de los Gaiteros de San Jacinto, Juan y José Lara, los acordeoneros Andrés Landeros, Ramón Vargas, Rodrigo Rodríguez, los hermanos Lora, Praxiteles Rodríguez entre otros.

Este ambiente fue el detonante para que el maestro Pacheco, forjara su obra musical en la que como dice su canción ‘El Pintor’ recreara con el pincel de sus letras las costumbres, el devenir del pueblo, la naturaleza, personajes emblemáticos, sus amores y desamores, la historia de la región y hasta la política. Son cerca de 224 canciones grabada desde 1963, de las cuales cerca de 140 son de su autoría que lo hacen merecedor del premio Vida y Obra del Ministerio de Cultura en su edición 2020.

Festival de la Leyenda Vallenata       

Adolfo Pacheco se hizo acreedor, para que La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata en el año 2005 lo declarara “Compositor Vitalicio”; distinción que comparte con Tobías Enrique Pumarejo, Rafael Escalona, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta y Calixto Ochoa, entre otros

INVITADOS VOZ LÍDER DUO
PAKI COTES IVO DÍAZ JIMMY MURGAS
ACORDEÓN JAIME ARDILA BAJO Y GUITARRA ISAAC CARRILLO
CAJA WILSON RODRÍGUEZ
GUACHARACA VIRGILIO BARRERA
ARREGLOS Y PRODUCCIÓN MUSICAL
WILSON RODRÍGUEZ. (Seguir el video).

 

 

 

Entérate
Share.

About Author

Leave A Reply