Transparencia Internacional denuncia acciones indebidas elecciones EE.UU.

0

La organización Transparencia Internacional denuncia que, entre otras cosas, en las elecciones presidenciales de Estados Unidos “se están plantando urnas ilegales en California y se están utilizando de nuevo viejas tácticas de supresión de votantes”.

Afirma que “el dinero también sigue siendo problemático. El gasto para el ciclo electoral puede llegar a la incomprensible cantidad de 11 mil millones de dólares, estima el Center for Responsive Politics. Eso casi duplica la cantidad de 2016”.

Sostiene que las elecciones presidenciales de Estados Unidos “se ciernen sobre nosotros y todo su proceso ya desafía la transparencia y la democracia”.

Entre otras cosas, denuncia en su portal que «se están plantando urnas ilegales en California y se están utilizando de nuevo viejas tácticas de supresión de votantes».

“Como era de esperar, pero aún es difícil de comprender, algunos multimillonarios donan una parte significativa de este dinero. Pueden donar sin límites a Super PAC (que han gastado US $ 1.100 millones hasta octubre) o pueden permanecer en el anonimato si dan su dinero a organizaciones sin fines de lucro de bienestar social”, revela.

Agra que “estas donaciones anónimas constituyen el llamado ‘dinero oscuro’. Las grandes cantidades de dinero plantean la pregunta de qué interés puede prevalecer si se tiene que elegir entre recortes de impuestos para donantes generosos o en gastos de asistencia social al equilibrar las hojas de presupuesto”.

Transparencia Internacional explica que la mayor parte del gasto en publicidad, US $ 7 mil millones, se destina a publicidad digital en redes sociales y plataformas de transmisión de video donde la opacidad abunda.

“La publicidad digital ha ocultado quién está detrás de un anuncio y cuánto dinero se destina a él”, indica.

Observa que “las lagunas que permiten flujos incontrolados de dinero oscuro no son exclusivos de Estados Unidos”.

Señala que el pasado el lunes el pueblo de Nueva Zelanda reeligió a Jacinda Ardern en una victoria aplastante, una hazaña poco común en Nueva Zelanda, y afirma que “el marco regulatorio aquí también carece de fuertes protecciones contra el uso de mala fe de plataformas digitales en campañas electorales”.

“Las leyes de divulgación débiles significan que los actores de mala fe no tienen que revelar sus gastos o fuentes de financiación. Dado que la Comisión Electoral no puede monitorear el cumplimiento de las empresas de tecnología con las leyes existentes y los límites de los umbrales de publicidad no son aptos para campañas en línea de bajo costo, el «dinero oscuro» también es posible en Nueva Zelanda”, afirma.

Sostiene que, por supuesto, la publicidad política en línea ha abierto oportunidades para llegar y conectarse con los votantes, pero que, sin embargo, siguen existiendo preocupaciones legítimas sobre cómo las empresas de tecnología como Facebook y Google manejan la transparencia.

“Sin mencionar las plataformas de transmisión de video consideradas el «salvaje oeste de los anuncios políticos». Cuando existe tanta evidencia de que los intereses extranjeros están prosperando en la opacidad de las plataformas para interferir con las elecciones, es hora de actuar”, indica.

Agrega que “no necesitamos más pruebas de cuán desastrosamente eficientes son estas plataformas para influir y antagonizar a los electores”.

 

Entérate
Share.

Leave A Reply