Ven insólito cierre hospital de Tamboril

0

En el municipio de Tamboril la autoridad competente se ha hecho de la vista gorda en cuanto a procurar que la ciudadanía cumpla con los protocolos vigentes y de esa manera se evite la propagación del coronavirus.

Por eso algunos critican y consideran insólita la decisión de cerrar el hospital Ico Martínez en medio de una pandemia, tras supuestamente confirmarse que una parte del personal médico, administrativo y de enfermería está afectada por el coronavirus.

El cierre de las consultas, restricciones en el área de emergencia y la suspensión de las cirugías y citas médicas hasta nuevo aviso, es lo que impera en el referido centro asistencial, lo que perjudica a muchos que no pueden pagar consultas privadas.

La decisión en principio tomada de manera unilateral por la dirección del hospital Ico Martínez, ha generado controversias en la población puesto que mientras unos apoyan la medida, otros consideran que se debió buscarse otras alternativas.

Un médico que trabaja en el centro de atención sanitaria, quien pidió reserva de su nombre, dijo a este diario que la decisión de cerrar el hospital “es inaudita porque nunca, en ninguna parte del mundo se concibe que, en medio de una pandemia, el único dispensario de servicio al pueblo sea cerrado”.

Afirmó que el caso pudo haberse manejado adoptando medidas que no hagan necesario cerrar el hospital, “porque en medio de los riesgos que la gente tiene de contraer la enfermedad, entonces se le niega el que pueda ver a un médico y consultar su estado de salud”.

Denunció que Tamboril es prácticamente tierra de nadie porque ninguna autoridad e institución está haciendo el trabajo que le corresponde en procura de que la gente respete el protocolo preventivo que ha dispuesto el gobierno.

“Aquí ni la policía, ni el síndico, ni el epidemiólogo asignado al hospital, ni la defensa civil, nadie en lo absoluto, está haciendo nada para que la gente respete el protocolo y se proteja”, denunció.

Se preguntó dónde están las autoridades que permiten los velorios y la celebración de actividades sociales donde se congregan muchas personas, sin ni siquiera ponerse mascarilla.

“El sábado ante pasado me indigné cuando me encontré en la entrada de La Cacata un velorio en medio de la calle donde habían más de 500 personas bebiendo ron, sin mascarilla y todos reburujados como si no estuviera pasando nada con la pandemia”, reveló.

Agregó que “en medio de mi asombro e indignación porque todavía los velorios no están permitidos, llamé al capitán de la policía de puesto aquí y no fue posible lograr comunicarme. Uno se pregunta dónde están las autoridades responsables de evitar situaciones como esta”.

“Eran como 500 personas bebiendo ron en un velorio en la calle, pero esos velatorios no están permitidos y lo peor es que tú ves que las autoridades, ninguna autoridad, está haciendo su trabajo por lo que Tamboril corre el riesgo de ser atacado fuertemente por el Covid”, advirtió el galeno.

Dijo que como resultado de que nadie supervisa con frecuencia lo que está ocurriendo, cantidades de motoristas se trasladan con decenas de personas a comunidades rurales a jugar gallo y beber ron.

 

 

Entérate
Share.

Leave A Reply