Sabia iniciativa de Luís Abinader… Revoltillo

0

REVOLTILLO…

Perfecto Martínez

Perfecto Martínez

Sabia iniciativa de Luis Abinader

En una buena señal la enviada por el presidente Luis Abinader en lo referente a contactar al liderazgo político de oposición y afinar con estos criterios para encarar el tema del coronavirus, una realidad que, independientemente de que los dominicanos le perdieran el respeto y temor, se mantiene presente y cada día deja tras de sí una lamentable secuela de muertes e infectados. Es sabio que el mandatario y su equipo gobernante renuncien a encerrarse, a considerar que no necesitan de la participación de nadie más para decidir y gobernar, y que en cambio a eso, se hayan decidido por comprender y valorar que, para encarar con eficacia la magnitud del desbarajuste que la pandemia ha provocado a la economía en sentido general, sus terribles efectos en el ingreso, en la pérdida masiva de empleos y en el freno de las inversiones en áreas neurálgicas para nuestra sostenibilidad y desarrollo económico, además de la alteración de nuestros habituales patrones de vida, se precisa del concurso de todos los actores de la vida política y social del país.

Visitas de Abinader a opositores

Lo que el dominicano de a pie necesita es tener soluciones convincentes a sus viejos problemas, contar con partidos, gobernantes y políticos en posibilidades de enfocarse en el bien común; capaces de representar y ejercer un liderazgo con sentido de compromiso y responsabilidad con la gente e inclinado a corresponder con sus aspiraciones, de modo que la abundante y mezquina iniquidad, no siga malogrando el derecho de la gente a una mejor calidad de vida. En ese contexto, el presidente Luís Abinader envía una señal alentadora no solo por su interés de consultar acerca de la estrategia a seguir para allanar el coronavirus, sino porque privilegia el dialogo en vez de la exclusión y la confrontación con sus opositores. El interés en los asuntos que involucran a toda la nación, siempre deberá ser razón suprema para dejar de lado las tradicionales e inútiles rebatiñas politiqueras. Bien hecho!

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Nuevo aeropuerto, forcejo y dueños del Este

Aeropuerto de Bávaro RD

Lo que está ocurriendo en el Este de República Dominicana con la construcción de un nuevo aeropuerto en Bávaro, tiene un parecido extraordinario con lo que ocurrió en 2018 con la aprobación del levantamiento del hotel Moon Palace en Macao, Higuey. A pesar de que el referido hotel llenó todos los requisitos habidos y por haber, de que fue avalado con las certificaciones y permisos evacuados por las instituciones que tienen mandato de ley para esos fines, además de que ampliaba la oferta de habitaciones y generaba empleos en la zona, fue objeto de una despiadada oposición que se ejerció con métodos trogloditas, desfasados y que incluyó la confrontación y el vano desconocimiento al Ministerio de Turismo como órgano regulador del sector turístico. Pero tras la rabiosa oposición y la propagación de argumentos falsos y medias verdades, se ocultaba el rechazo a la competencia porque en el Este hay hoteleros que piensan y actúan como caciques, que se manejan con el criterio de que son dueños de ese territorio, mandan en él y nadie entra allí sin su consentimiento. Parece que esa mentalidad de Trucutrú otra vez es activada para vilipendiar e impedir la instalación de un nuevo aeropuerto que haría cierta competencia al de Punta Cana. Los argumentos que hasta el momento se conocen tienen su fuerte principal en lo referente a la distancia entre un aeropuerto y otro, unos 30 kilómetros, que los objetantes consideran ilegal. Pero se ha difundido que al menos “21 terminales aeroportuarias conviven a una distancia promedio de 19.3 km en Nueva York, Chicago, Washington, San Francisco, Dubai, St. Maarten, Berlín, Israel, Jordania, Texas y Anguilla”. ¿Será otra vez el temor a la competencia? Por ahora lo dejo aquí, pero volveremos…

 °°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Corrupción, luchas y fracasos

Corrupción-humor

En la entrega antepasada me referí al tema de la corrupción administrativa. El motivo fue las incisivas advertencias que hiciera el presidente Luis Abinader en su discurso de juramentación, así como la posterior designación de Miriam German y Yeni Berenice como procuradora general y adjunta de la República, respectivamente. Dije no tener motivo ni razón para poner en dudas el empeño del mandatario en encarar con responsabilidad el aborrecible flagelo, aunque dejé claro mi escepticismo en lo fundamental por la experiencia que hemos vivido en el pasado. En lo particular NO tengo ladrones preferidos, mucho menos nada que temer o perder ante una campaña que se desarrolle de manera sostenida, seria y firme contra ese mal. Mi convicción es que todo el que sustrae dinero del erario, siempre que se le demuestre de manera fehaciente, tiene que ser colocado de frente a los tribunales, sin importar de quien se trate, para lo que debe primar la condición de que se cumpla el debido proceso y que, a cualquier costo, se evite el acostumbrado show político con epicentro en los medios de comunicación. Estamos acostumbrados a crear burbujas, a hacer acusaciones que luego no son debidamente sustentadas en los expedientes por lo que, al final, la lucha contra la corrupción y su castigo se diluyen en el llamado delito de opinión pública. Por eso confiamos en que ahora será diferente y que, en correspondencia con las expectativas creadas, ni el gobierno y mucho menos el ministerio público, serán obstáculos para que, siempre bajo el respeto a la ley, se pida cuenta a los presuntamente culpables y se les condene si así resultaren. Pero el proceso de cerco a la corrupción tiene que ser íntegro, fundamentarse en el reforzamiento y ampliación de medidas efectivas para, primero, prevenir y luego castigar los actos de corrupción en la administración pública. La corrupción es una bacteria alojada en las extrañas de estos débiles sistemas democráticos, precisamente donde encuentra su mejor caldo de cultivo para existir, crecer y propagarse. Tiene capacidad para adquirir mil formas y su combate nunca producirá los resultados aspirados si se le sigue tratando como la consecuencia de un único actor, el que opera desde el sector público. La corrupción es mucho más que haber robado en el desempeño de cualquier función pública, lo es también cuando se evade el pago de impuestos; cuando se cobran impuestos al consumidor y no son reportados al Estado; cuando en el sector privado se reciben cientos de miles de millones de pesos al año en exenciones especiales para supuestamente abaratar costos y garantizar precios asequibles, de lo que nunca se rinde cuenta; recibir miles de millones de pesos en combustibles para generación eléctrica y construcción, tomándose una gran parte de este para venderlo por detrás;  constituirse en vulgares carteles para distribuirse el mercado, imponer precios y evitar la competencia interna; producir porquerías o importarlas y venderlas al consumidor como alimentos aptos para el consumo humano…Por eso lo que conocemos hasta ahora como lucha contra la corrupción, no ha pasado de ser una alharaca interesada, parcial y falsa. Continuaremos…

 

Entérate
Share.

Leave A Reply