El PLD y la historia de la corrupción en República Dominicana-parte 4

0

El PLD Y LA HISTORIA DE LA CORRUPCIÓN EN REPÚBLICA DOMINICANA

(Parte 4)

Por Arcadio Vargas Everts  (KAYAYO)

Arcadio Vargas Evertz

El contrabando: el último escándalo del siglo XX

El 18 de diciembre del año 1998 el mismo periódico El Nacional editorializó con el título LOS EVASORES:

“Bien haría la dirección de Aduanas en identificar públicamente a los evasores en el pago de aranceles para terminar con la desagradable conjetura que mientras tanto, perjudica por igual a todos los importadores”.

El escándalo de contrabando estuvo por mucho tiempo en la primera plana de la mayoría de los diarios; las pesquisas y las detenciones continuaron durante los meses de enero, febrero y marzo de 1999; mientras tanto, un coro público para que Aduanas suministrara unos nombres ya conocidos por todo el mundo, se orquestaba desde diferentes escenarios, con la singularidad de que más bien parecía pura retórica.

El periódico Hoy vuelve a editorializar sobre el tema en su edición del 19 de diciembre del año 1998. El editorial es reproducido por el vespertino El Nacional ese mismo día, con el título ¡NOMBRES POR FAVOR!:

“El señor Ignacio Méndez, presidente de la Asociación de Industriales de Herrera, ha pedido que se ofrezcan los nombres de los evasores de impuestos de Aduanas y de Impuestos Internos. Es justa, muy justa la solicitud del señor Méndez. No es lógico que se trate de estafar al Estado y que cuando este detesta esa estafa, con recuperación de los valores dejado de pagar se ponga fin a verdaderos escándalos.

El Señor Méndez, en una declaración sin desperdicios, dijo lo siguiente: Debemos combatir ese tipo de acciones, pero ‘combatir también a quien la hace’. Esa es una verdad axiomática.

Afirma que cuando eso se haga, todo el país sabrá quiénes son los empresarios verdaderos y quiénes son los que abusivamente compiten con aquellos que satisfacen todos los requerimientos fiscales aduanales. Cuando se proceda de esa manera, estima el señor Méndez, se impedirá que los defraudadores y estafadores se presenten como potentados y honorables señores de la sociedad dominicana.

Ha llegado el momento en que se tiene que proceder con energía frente a los que son en verdad contrabandistas. No basta con recuperar lo que legítimamente corresponde al Estado. Las sanciones previstas por la ley tienen que ser aplicadas hasta sus últimas consecuencias. El país, en muchos aspectos y como reza el viejo refrán, tiene que ser ‘metido en cintura’ y para lograrlo, hay una correa bien diseñada, de una sola talla, que sirve para evitar que caigan los pantalones del orden”.

Los titulares y editoriales siguieron, los auditores que trabajaron los más de 100 expedientes llegaron hasta la gestión de Anisia; entonces la sección RADAR, en la segunda página del vespertino El Nacional, publicó el texto que presentamos a continuación con el siguiente título: FRAUDE ACUMULATIVO:

“El monto del fraude por los contrabandos de electrodomésticos parece acumulativo, que sube según pasan los días. En efecto, al descubrirse el escándalo, el director de Aduanas, licenciado Miguel Cocco, calculó en 200 millones de dólares el valor dejado de pagar en impuestos por los evasores, pero ahora se afirma que la cifra anda por los 360 millones de dólares, de los cuales Aduanas habría recuperado 100 millones. Se comprende que un fraude de esta magnitud debe manejarse con la debida precaución para no entorpecer que las autoridades recuperen el monto evadido. Sin embargo, en la medida que avanzan las pesquisas, se descubren otros tejidos del tinglado que al parecer afecta áreas sensibles de Aduanas. Se sabe, por ejemplo, que los contrabandistas operaban desde hace dos años y que puede ser que tengan ramificaciones internacionales. Reconforta saber que el licenciado Cocco no es gente de andar por las ramas y que si esto camina despacio es para llegar rápido”.

Y en esta misma sección correspondiente al 31 de diciembre se denuncia que nuevos furgones de mercancías siguen descubriéndose en los diferentes muelles de las Aduanas. La crónica está acompañada del siguiente titular: LOS CONTRABANDOS:

“Mientras la dirección de Aduanas persista en mantener en secreto a los contrabandistas, esa perniciosa práctica contra el fisco no va a desaparecer. La prueba más fehaciente son los nuevos contrabandos de lavadoras y otros electrodomésticos que acaban de ser descubiertos en el muelle de Haina Oriental. El licenciado Miguel Cocco, que ha probado una encomiable eficiencia en la persecución de las evasiones, deberá decidirse en identificar con pelos y señales a los responsables de los contrabandos.

De ninguna manera se puede alegar que se prefiere no revelar nombres para no dañar reputaciones, porque el contrabando, como muy bien dijo en una ocasión el empresario Ignacio Méndez, no es una práctica honorable. Mientras tanto, hay que aplaudir la tenaz persecución contra el tráfico ilegal de mercancías que tanto lesiona al fisco como a los empresarios que actúan con transparencia”.

A lo largo de los meses siguientes, la Dirección General de Aduanas recuperó miles de electrodomésticos, encarceló a empresarios y funcionarios aduanales y dispuso el cierre de decenas de tiendas que vendían y distribuían equipos para el hogar.

Parecería que la red de contrabandistas que operaba desde los tiempos de Anisia Rissi de Mercedes mantenía lazos con los beneficiarios vinculados al Partido Reformista, quienes, al parecer, convinieron un acuerdo con sectores ligados al gobierno del PLD para la conformación de nuevos grupos, uno de ellos de envergadura competitiva en el plano específicamente político.

Sectores de la oposición y analistas políticos indicaban como un hecho que el empresario Ramón Gómez Díaz, importador de electrodomésticos y propietario de Telemicro canal 5 y Digital 15, era protegido por funcionarios del gobierno. Más aún, se señalaba como cabeza visible de un nuevo grupo de poder que reunía a reformistas y peledeístas, frente al que los grupos tradicionales reaccionaron tras sentirse amenazados a ser desplazados. Los medios de comunicación del señor Gómez Díaz se convirtieron en voceros del gobierno peledeísta y en los aliados más fieles del proyecto Danilo Medina Presidente, para las elecciones del año 2000.

La lucha entre los grupos de poder emergentes y los tradicionales también se libró por el control de las ondas hertzianas. En torno al tema se produjeron grandes enfrentamientos dado el hecho de que, además del apetecible mercado radial y televisivo, estaban en juego las empresas telefónicas con sus beepers, celulares y satélites, que acapararon el mercado y tras sostener un crecimiento privilegiado con relación a los demás renglones económicos, dispararon los indicadores de la macroeconomía.

Esa lucha soterrada e infernal hace posible entender las razones del porqué, en el tramo final del gobierno peledeísta, los medios informaban sobre cierres de empresas ligadas al contrabando de mercancías, mientras que, simultáneamente, el Instituto Dominicano de Telecomunicaciones (INDOTEL) cerraba emisoras declaradas ilegales. Toda la energía de los grupos de poder se concentró en los esfuerzos por el control de INDOTEL, sobre todo, contra las ramificaciones comunicacionales del empresario Ramón Gómez Díaz.

 

CONTINUARÁ……

 

Entérate
Share.

About Author

Leave A Reply