El peligro de un remoto gobierno del PRM

0

Por Hilario Sánchez

¿Por qué otra cosa mejor cambiaría Luís Abinader/PRM el Metro de Santo Domingo? ¿Con qué sustituiría el Teleférico, el 9-1-1, el sistema de salud, la moderna y excelente red vial que conecta al país de punta apunta, la revolución educativa, la estabilidad macroeconomía, el crecimiento sostenido de la economía, entre otros beneficios que los dominicanos no abandonarán?

Su vacía consigna de “un cambio verdadero” es tan solo un espejismo engañoso.  Un recurso del marketing moderno con el que se busca impresionar a la gente, solo eso; de ahí que se omitan detalles acerca de la naturaleza, alcances y bondades del “cambio” prometido.

Por suerte el pueblo aprendió, sabe con exactitud lo que quiere y le conviene. De modo que la engañifa de una consigna vacía, no bastará para arrearle como borrego, menos si conoce quién es el arreador, una oferta que encarna y representa a sujetos que fracasaron desde el gobierno debido a sus ambiciones desmedidas y la falta de capacidad para dirigir los destinos del país.

Ante la trama del PRM/Abinader, es responsabilidad de todo dominicano con dos dedos de frente advertir acerca de las funestas consecuencias que traería al país, un triunfo de ese partido y su candidato en las próximas elecciones. Pero más fundamentalmente para la juventud.

Sería una de las peores aventuras en que incurrirá el pueblo dominicano, una pifia imperdonable en tanto abriría la puerta a la posibilidad de que se repita aquella amarga experiencia vivida por los dominicanos, todo a consecuencia del desastre en que el PPH-hoy PRM- sumió al país en su catastrófica gestión del 2000-2004.

Ocurriría la llegada al poder de un estilo de gobierno cuya única grandeza es desbaratarlo todo, quebrar el crecimiento económico, echar por el suelo la confianza de los inversores criollos y extranjeros, traer nerviosismo e inestabilidad cambiaria, en fin,  provocar carencias en todos los órdenes, así como baja en la calidad de los servicios que hoy disfrutan los dominicanos.

Aunque llegue disfrazado y con un «nuevo jinete», el PRM/PPH es un riesgo para la permanencia de las conquistas en beneficio del pueblo dominicano, entre las indefectiblemente resaltan el Metro de Santo Domingo, el sistema 9-1-1, el Teleférico, el 4 por ciento para la Educación, la seguridad alimentaria, los programas sociales que benefician a millones de pobres, así como los financiamientos blandos y asistencia técnica que hoy reciben miles de pequeños y medianos productores del campo.

Votar por Luis Abinader, un probado gerente sin luces que solo puede mostrar fracasos como administrador, es preferir que al gobierno y sus instituciones lo asalten fanáticos cargados de resentimientos y sed de venganza; personas ambiciosas que no tienen compromiso con la sociedad porque su prioridad radica en beneficiarse. Sería reeditar una de las peores pesadillas que llevó ansiedad y terror a los dominicanos.

Tristemente, sería una amenaza a la estabilidad que vivimos hoy.  Volver a las incertidumbres, a aquellas filas para obtener un tanque de gas propano, a importar otra vez los plátanos, el arroz  y la yuca que nos comemos; seria devolver a la pobreza a cientos de miles de dominicanos que el PLD y el gobierno del presidente Danilo Medina sacaron de la miseria, abrirle las puertas a la improvisación y al caos, dañar nuestro turismo, aumentar el desempleo y echar para atrás los avances y modernización en todos los sentidos, conquistas que con orgullo hoy exhibe nuestro país.

 

Entérate
Share.

About Author

Leave A Reply