La policía de Abel Martínez no está legalmente autorizada a usar armas de fuego

0

No existe en República Dominicana ninguna Ley o disposición administrativa del Ministerio de Interior y Policía, ni de ninguna otra instancia oficial, que ampare el uso de armas de fuego por parte de los policías municipales al servicio del síndico Abel Martínez.

Lo que existe en el Ayuntamiento de Santiago es un cuerpo armado aunque se desconoce si las armas que usan sus integrantes está amparado en alguna disposición legal.

A raíz de la muerte de Anderson de Jesús Núñez García, miembro de la policía municipal del Ayuntamiento de Santiago, ha surgido la polémica en torno a si esos servidores están facultados o no para portar armas de fuego.

La situación preocupa a muchos dado el hecho de que  los agentes municipales son vistos con frecuencia portando armas largas en redadas contra vendedores establecidos en las calles de la ciudad.

Precisamente se comenta que en medio del incidente en el que perdió la vida Núñez García, fueron vistas armas que los agentes municipales no están supuesto a portar ni usar según la Ley 176-07, entre estas ametralladoras Wsi y pistolas de diferentes calibres.

Se sabe hasta ahora que fue un disparo de pistola que segó la vida de la víctima, mientras que en el lugar de los hechos las autoridades policiales se incautaron de varias pistolas a las que se realizarán experticias con la finalidad de determinar con cuál de estas fueron hechos los disparos.

La Ley 176-07, que rige para el Distrito Nacional y los municipios, no estipula que los policías municipales tengan autoridad para el uso de armas de fuego, tampoco de uniformes e insignias que puedan generar confusión respecto miembros de los organismos castrenses del país.

De hecho, los artículos 173 y 174 la referida Ley describen las funciones y jurisdicción de la Policía Municipal, pero para nada hacen referencia acerca del uso de armas de fuego, menos de alto calibre.

El 173 dice textualmente: “La Policía Municipal es la organización con jurisdicción dentro de 1os límites del municipio, integrada en un cuerpo policial único y especializado para asuntos municipales, de naturaleza jerárquica, adscrita al ayuntamiento y bajo la autoridad inmediata del sindico/a con la supervisión técnico profesional de la Secretaria de Estado de Interior y Policía”.

Mientras, el Articulo 174 se refiere únicamente a la finalidad de este cuerpo policial municipal: “La Policía Municipal es una institución obligada a preservar 1os bienes municipales y hacer cumplir las leyes, ordenanzas, resoluciones, reglamentos y disposiciones municipales”.

A pesar de estas especificaciones legales, el cuerpo de policías municipales del Ayuntamiento de Santiago es manejado como un grupo armado y con frecuencia utilizado para acciones agresivas y de acción directa contra la población, funciones que están conferidas al Tribunal de justicia municipal.

Respecto al tema, De Ahora consultó al secretario municipal de la gestión que encabezara el doctor Gilberto Serulle, ingeniero Erving Vargas, quien aclaró que la pasada gestión no dejó el tipo de armas que usan hoy los policías municipales.

En poder de este diario está un listado de 26 paginas donde se describen con detalles precisos las armas que fueran entregadas a la gestión de Abel Martínez, en el destaca solo el caso de un arma de guerra, una mágnum calibre 45, que fuera preservada y nunca se asignada a ningún funcionario del cabildo.

“Mira, a mi me correspondió manejar el tema de las armas de fuegos en el Ayuntamiento y en los registros entregados se puede verificar que dejábamos pistolas, revólveres y escopetas. Las pistolas eran asignadas a los regidores, directores y secretarios, siempre bajo permiso de Interior y Policía”, explicó Erving Vargas.

Afirmó que la mayoría de los directores del cabildo tenían asignados “revolvitos viejos que habían sido comprobados por el ex sindico Víctor Méndez”.

Dijo que, sin embargo, ahora hay ametralladoras Wsi y que los involucrados en el asesinato del policía municipal, entre ellos personal de Medio Ambiente, no hay razón para que andan armados.

El ingeniero Erving Vargas explicó que las funciones y actuaciones de los policías municipales son responsabilidades exclusivas del alcalde y cuestionó el hecho de que un empleado envuelto en el caso, que trabaja específicamente en Medio Ambiente, ande con una ametralladora marca Wsi lo que constituye un acto de doble ilegalidad.

“La policía municipal no tiene atribuciones para portar armas como tampoco para incautar nada ni destruir casetas como ocurre en la presenta administración”, indicó.

Aclaró que “nosotros no dejamos ametralladoras Wsi que bajo ninguna circunstancia corresponde usar al Ayuntamiento, además de que su uso es totalmente ilegal”.

Recordó que las funciones que generalmente se asignan a los policías municipales tiene que ver con el cuidado de los parques y cementerios, así como vigilar para que las aceras no sean ocupadas y garantizar la seguridad de las actividades de las alcaldías.

Cancelación de licencias para uso de armas

Lo que era antes la Secretaría de Estado de Interior y Policía Interior y Policía canceló en el 204 las licencias de porte y tenencia de armas de fuego a los miembros de la Policía Municipal, al igual que derogó el uso de insignias, grados, uniformes y rangos, por considerar que esas prácticas son violatorias de las leyes.

La medida fue adoptada por el entonces secretario de Estado Franklin Almeyda en fecha 29 de octubre de 2004 y entre sus justificaciones se señalaba que “los “grupos formados desde los ayuntamientos no pueden seguir operando en la forma en que lo hacen puesto que están al margen de la ley y crean confusión a la ciudadanía sobre el rol de la Policía Nacional y perturban el respeto que debe tenerse frente a los que la ley autoriza a ser Policía Comunitaria”.

La disposición establece que la cancelación de las licencias para porte de armas de los policías municipales que están bajo el mando de los cabildos se asume dado el hecho de que “las Policías Municipales son entidades jurídicamente inexistentes”.

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply