Oncológico niega atención a mujer por estar declarada del sexo masculino

0

En un hecho dramático e insólito a la vez, el Instituto Oncológico del Cibao se rehúsa a ofrecer tratamiento de radioterapia a la humilde señora Dinora Altagracia Rosario, quien padece un cáncer vaginal, por el hecho de que, según explica, en su acta de nacimiento y cédula figura declarada del sexo masculino.

Como si se tratase del argumento que da vida a un personaje de ciencia ficción y a pesar de que sus rasgos femeninos no confunden a nadie, la paciente de 50 años de edad no es aceptada en el referido centro asistencial, a pesar de haber sido referida por la Unidad Regional de Gineco-Oncología y Quimioterapias del Hospital José María Cabral y Báez, luego de que le fuera diagnosticado un tumor cancerígeno en la vagina.

La referencia fechada el 19 de marzo del año 2020 indica que la señora es seguida por varios años por el programa contra el VIH Sida y que está siendo referida para un plan de radioterapias.

“Me refirieron del hospital al oncológico, pero allá no me han querido dar la radioterapia porque en mis documentos salgo de sexo masculino, un error que cometieron cuando a mí me declararon que me pusieron de ese sexo”, explica.

Denuncia tener siete meses visitando el Oncológico y que siempre sale deprimida porque solo recibe respuestas negativas, razón por la que pide se le permita llevar a un hermano o el marido que se hagan responsable de lo que pudiera ocurrir.

“Mi situación se ha empeorado cada día más porque no tengo tratamiento ni pastillas para los dolores, no tengo nada de que agarrarme”, lamenta Dinora Altagracia Rosario quien reside en la calle 12 del sector El Ejido de Santiago de los Caballeros.

Explica que es una mujer de trabajo que se gana la vida limpiando casa, lavando carros o hago haciendo mandados, “pero ahora no puedo moverme y no tengo ayuda de nadie, ni recibo comida del gobierno, no tengo nada y necesito que alguien me ayude a ver si me dan las radioterapias y luego me hacen una operación”.

Afirma que a pesar de su empeorada situación de salud “tengo que pararme y salir a buscar el pan por lo que con urgencia necesito del auxilio de alguien”.

Lamenta que para ella lo que siempre hay en el Oncológico del Cibao es una respuesta negativa “y cuando voy lo que salgo es con depresión porque no me quieren atender, no encuentro ayuda”.

Narra que en el oncológico no le quieren atender porque si pasa algo pueden demandar la institución “y quiero que me permitan llevar a alguien, un hermano o el marido mío para que entonces ellos se hagan responsable y así me atiendan”.

“Le pido al gobierno o a alguna fundación que quiera ayudarme, que me den la mano a ver si puedo resolver esto porque al no recibir tratamiento, mi me he estado empeorando”,

La desesperada mujer aprovechó que el vehículo en que se desplazaba ayer el destacado camarógrafo de la Ciudad Corazón, Miguel Betances, lleva un letrero de Prensa, por lo que corrió tras él hasta que este se percató de la situación, se detuvo y escuchó de ella la dramática historia contada entre llanto e impotencias.

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply