Ajo y Cebolla: Putas de la prensa

0

Putas de la prensa

Es una miserable tragedia que la prensa dominicana, el periodista en sí, esté más desacredita que una puta de un barrio cualquiera. Y aunque en honor a la verdad son muchos los factores que inciden en ese deprimente fenómeno,-veremos más luego los más importantes- la mayor cuota de descrito la aporta la manada de salteadores y buscavida a quienes se les permite incursionar en los medios y usurpar la profesión de periodísta, con mayor énfasis en la televisión y la radio, a sabiendas de que no reúnen el más mínimo requisito académico ni ético, aunque sí destacan por su destreza y habilidades en materia de extorsión y chantaje. ¡Pero qué importa si lo que vale es que puedan pagar el arrendamiento de un espacio! En este punto seré justo y en consecuencia admito las honrosas excepciones. Los hay que, sin tener grado en periodismo, pero que son destacados profesionales de otras ramas, incursionan en los medios y su labor resulta más positiva que negativa. Estos no suelen salir a la calle con falsos carnet de prensa y mucho menos a picar como un bracero de ingenio, pero lo correcto es que sigamos aspirando a que el uso de los medios sea regulado para que, en materia de ejercicio profesional, que no es lo mismo que el derecho a la libertad de expresión, quede reservado para los que se forman en las aulas y para aquellos que, por su experiencia y largos años de ejercicio, ganaron el reconcomiendo de periodistas profesionales. ¡Atención! No estoy sugiriendo que a los demás profesionales y ciudadanos no se les permita usar los medios, jamás lo plantearía, solo digo que, aunque esto moleste a algunos, el zapatero tiene que estar en sus zapatos. No es que, a los políticos, abogados, médicos, ingenieros o cualquier otro profesional, se les prive del derecho a hacer programas en la televisión y la radio, pero esas producciones tienen que limitarse exclusivamente a tratar temas vinculados a sus profesiones. Y si en alguno de esos programas se incluyen segmentos reservados a profesionales del periodismo, la regulación debe exigir la contratación de al menos un periodista para que los conduzca. Con esas regulaciones la sociedad obtendría doble ganancias: Dejaría de estar expuesta al uso alegre e irresponsable de medios tan influyentes como los electrónicos y, además, se beneficiará con creces de un servicio periodístico hecho con profesionalidad y apego a las normas éticas. Solo en el marco de la permisibilidad y el relajo, es posible ver en televisión, por ejemplo, a un ingeniero presentando y “analizando” el resumen de los hechos noticiosos del día; entrevistando a funcionarios y dirigentes políticos y sociales, sin conocer un carajo del exigente género entrevista, sobre temas que nada tienen que ver con la ingeniería, haciéndose pasar por periodista y exhibiendo en su vehículo un letrero de Prensa. Estas linduras que los propios periodistas permitimos, al igual que sus organizaciones, nos desacreditan como putas de la prensa… (Continuará).

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply