Las presiones políticas tras el fraude electoral de 1994

0

Bosch: Historia y Recuerdos

Por Mario Crescencio Burduan

Las presiones del Dr. José Francisco Peña Gómez y sus asesores políticos tras el fraude electoral perpetrado en su contra en 1994, dieron como resultado la firma de acuerdos que no sólo frenaron la crisis política en el pais, sino, que, además, imposibilitaron para siempre al Dr. Joaquín Balaguer y su maquinaria para seguir cometiendo trampas electorales.

Mientras la Junta Central Electoral organizaba las acciones fraudulentas que llevaron a Peña Gómez y al PRD a un matadero electoral en las elecciones del año 1994, la embajada de los Estados Unidos en el pais recibió informaciones confiables sobre lo que se estaba tramando.

El embajador, Roberto Pastorino, instado por la directora de la Agencia para el Desarrollo internacional (USAID), expresó públicamente su preocupación y ante la convicción de que se estaba preparando un gran fraude electoral contra Peña Gómez.

En tanto, Jacobo Majluta y la alta dirigencia del partido Reformista negaron la versión del embajador estadounidense.

Por otro lado, algunos periodistas, sacerdotes, políticos, empresarios, así como académicos liberales, agrupaciones sociales de características derechistas, rechazaron la versión de fraude.

A Peña Gómez, a los altos dirigentes del PRD y a los asesores, les tomaron varias semanas para convencer a la opinión pública nacional e internacional acerca de lo que acontecía.

La presión de los sectores populares y los medios progresistas elevó las voces de protesta, lo que contribuyó a que se desatara una crisis política que duró más de tres meses y en la que se vieron envueltos el gobierno de Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos (O E A), la Iglesia Católica y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La prensa extranjera y muchas organizaciones internacionales y de derechos humanos protestaron por el referido fraude electoral efectuado en las elecciones del 1994.

La presión que ejercieron las distintas instituciones y personalidades notables, forzaron a la Junta Central Electoral a nombrar una comisión de verificación compuesta por técnicos expertos en informática, los cuales, después de realizar una minuciosa investigación, arrojaron un extenso informe donde expresaron que, de 1,900 mesas electorales analizadas, por lo menos, 1,468 habían sido afectadas por el fraude.

Por igual que unos 100,663 votantes habían sido dislocados en más 3,000 mesas electorales, repartidas en 63 de los 105 municipios.

Continuará…

 

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply