Una década transformada por la tecnología

0

Una década repleta de cambios

Celulares con pantalla táctil, #MeToo y Netflix: desde fines de 2009 hasta ahora el mundo ha vivido cambios radicales y profundos, que han modificado nuestra vida. Acá revisamos algunas de esas transformaciones.

Smartphones: la generación cabizbaja

Cuando Apple lanzó en 2007 el iPhone, no estaba del todo claro que cambiaría completamente la relación entre el usuario e Internet. Los móviles con pantalla táctil y numerosas funciones adicionales se extendieron velozmente, mientras otros fabricantes se sumaban a la tendencia. Hoy, las personas que miran su teléfono son parte del paisaje. Caminando, de pie, sentados, como sea, miran la pantalla, juegan, escriben, se comunican. La «generación cabizbaja» usa audífonos controlados por Bluetooth y se aísla del mundo. Cada vez en más ciudades hay semáforos especiales para esa gente que nunca levanta la mirada.

Instagram e «influencers»

La generación cabizbaja

¿Autorretrato o autoengaño? Al mismo tiempo que las modelos antes famélicas dan paso a chicas voluptuosas y una firma de jabones convierte a las mujeres con pequeñas imperfecciones en íconos publicitarios, es decir, cuando lentamente se normaliza la normalidad, hay otros lugares donde los ideales de belleza son sagrados. En YouTube e Instragram nacieron los «influencers», personas que llegan a tantos usuarios que sirven como plataformas de anuncios. Entre los «influencers» hay mujeres ansiosas por perpetuar la belleza que venden la industria de la moda y los cosméticos a través de canales con amplia llegada entre los jóvenes. Así, con filtros hacen todo posible: eliminan espinillas, estrechan las cinturas y abultan las caderas. Con un selfie-stick pueden lograr el autorretrato perfecto, sin papada. ¿La realidad? Nah, eso da igual.

#MeToo

En enero de 2013 la feminista alemana Anne Wizorek invitó a los usuarios de Twitter, a través del hashtag #Aufschrei, a compartir sus experiencias con los chistes machistas, el sexismo cotidiano y otras agresiones. En dos semanas se publicaron 60.000 tuits, desatando un enorme debate en Alemania y, de hecho, logrando una sensibilización importante.

Cuatro años y medio más tarde el tema volvió a aparecer, esta vez a nivel mundial. Esto, por el escándalo desatado por las denuncias que varias mujeres del ambiente de Hollywood realizaron contra el productor Harvey Weinstein. Según sus testimonios, este tipo habría abusado de ellas y, así, se extendió el hashtag #MeToo, como muestra de solidaridad. Muchas mujeres relataron sus propias experiencias de abusos, y varios famosos fueron puestos en tela de juicio. El debate sigue en curso, pero lo importante es que ha cambiado nuestra vida cotidiana y lo que antes era tolerado, hoy es repudiado.

Netflix y series

#MeToo

Hace diez años, la transmisión por streaming de series y películas era un lujo para algunos pocos usuarios de onerosas plataformas. Y entonces llegó Netflix. La firma conquistó buena parte de Europa en 2012 y en 2014 entró finalmente a Alemania. Actualmente, los más jóvenes pasan más tiempo mirando series de Netflix que frente a la televisión convencional. Otros nombres se sumaron a la lista: Sky, Amazon Prime y HBO hicieron posible la existencia de títulos como «Game of Thrones» y «Homeland», todos ellos disponibles en la TV, claro, pero también en tablets, laptops y smartphones. A cualquier hora, sin publicidad y a precios pagables. Hoy la televisión ya no es lo que era.

Spotify

Spotify cambió la forma en que se escucha música por tercera vez en dos décadas. De alguna forma significa la muerte de los CD, el mp3, programas enredados como iTunes y la falta de espacio para almacenar los archivos. Ahora se puede escuchar música vía streaming, crear listas de reproducción o incluso dejar de Spotify entregue sugerencias musicales. El servicio ofrece unos 50 millones de títulos, además de audiolibros y podcasts. Incluso tiene una plataforma para bandas emergentes. Ni siquiera los artistas que temen por una baja en las ventas de discos pueden evitar la arremetida de Spotify. La industria musical, en todo caso, recibe una parte de la tajada por derechos de autor.

Refugiados, xenofobia y nuevo partido

«Lo lograremos», dijo la canciller alemana Angela Merkel en el otoño de 2015, y abrió los brazos a miles de refugiados que buscaban ayuda. Personas que huían de la guerra, el hambre y la pobreza y que esperaban tener una mejor vida en Alemania. La solidaridad inicial (aderezada con cierta solapada inseguridad por la masiva llegada de extranjeros) cambió radicalmente la nochevieja de 2015, cuando jóvenes supuestamente provenientes del norte de África atacaron a mujeres en Colonia y otras ciudades, abriendo el debate sobre el choque cultural. Esto llevó agua al molino de grupos radicales, abonando el terreno para partidos como Alternativa para Alemania (AfD), de ultraderecha. Su imparable crecimiento los tiene hoy sentados en el Parlamento.

Veganismo

Veganismo

El rechazo a los alimentos, ropas y objetos de origen animal fue motivo de risa durante mucho tiempo. Pero en los últimos años el veganismo se ha asentado con fuerza. Restaurantes y casinos ofrecen platos veganos, al igual que supermercados y tiendas bio. La ropa vegana ahora está de moda. Todo sea para proteger a los animales de la explotación y la crueldad. Otro argumento a favor de los veganos es la protección del clima. La cría de animales también aporta al cambio climático.

Cambio climático

El problema está sobre la mesa hace tiempo, especialmente en las conferencias climáticas. Y sí, se han tomado medidas para intentar frenarlo, pero no es suficiente. Seguramente nadie ha logrado crear conciencia sobre el calentamiento global como la joven sueca Greta Thunberg, quien comenzó a protestar sola y ahora lidera un influyente movimiento de alcance mundial que ha conseguido que los adultos escuchen las demandas de la juventud que vivirá en el planeta destrozado que estamos dejando. Hoy la gente se preocupa de la basura plástica, usa más la bicicleta y los políticos prometen paquetes climáticos. Tal vez esto por sí solo no detendrá la catástrofe, pero con seguridad aporta algo. Por cierto, el partido ecologista Los Verdes nunca ha sido tan votado en Alemania como ahora… (dzc/few)

Fuente: https://www.dw.com/es/una-d%C3%A9cada-repleta-de-cambios/a-51829455

Share.

About Author

Leave A Reply