QUÉ PENA DAMOS LOS PERIODISTAS!

0

Por Tony Pina

El tercer y último lugar del movimiento Convergencia en las recientes elecciones del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), luego de haber sido los primeros hace dos años, sería un buen material de reflexión y lectura para que no vuelvan a levantar cabeza quienes depredaron los recursos de nuestra institución.
Es una pena que el movimiento Marcelino Vega, sin un proyecto de gestión, haya retornado a dirigir el CDP; sin embargo, fue tanto la inercia de Convergencia que ése es el funesto resultado.
Quienes demandamos transferencia en el destino que se le dio a 13,567 dólares (alrededor de 675 mil pesos dominicanos a la tasa oficial de la moneda norteamericana en diciembre de 2018), fuimos burlonamente desoidos por los que descenderán en octubre vergonzosamente de la dirección del CDP.
Ese dinero donado por el Fondo para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), organismo apéndice de las Naciones Unidas, tenía como expreso y único propósito organizar foros, talleres y seminarios con los periodistas colegiados de todo el país con miras a la modificación de la ley que desampara a los periodistas, y no como fraudulentamente se hizo: apenas 17 periodistas, reunidos en el vacacional de la Cooperativa Nacional de los Maestros COOPNAMA) de Juan Dolio, hicieron de esos recursos el peor de los despilfarros.
Qué francachela! Fiesta y mañana gallo!
Olímpicamente se burlaron de 4 mil 458 periodistas quienes se adueñaron de tan vil manera de un dinero donado por un organismo internacional para que los periodistas dominicanos discutieramos y consensuaramos un anteproyecto de ley que modifique la obsoleta ley 10-91.
Qué pena que los periodistas, que tanta transparencia demandamos, seamos los menos transparentes.
Me cansé de pedir los estados de cuenta sobre el gasto de esos recursos, pero el silencio o la callada perversa fue la respuesta.
Ahí está la respuesta al dolo impune: el tercer lugar en la simpatía de los periodistas.
Ojalá y el Marcelino Vega realice una auditoría a la gestión de Convergencia y proceda judicialmente en contra los depredadores furtivos de los pingües recursos de la colegiación profesional más cenicienta del país.
Sólo así, comenzando a someter a la justicia a los ladrones que fungen de periodistas, podríamos ver promisorio el futuro hasta ahora incierto de los periodistas dominicanos!

Share.

About Author

Leave A Reply