El Tribunal Municipal de Santiago no existe para Abel Martínez

0

REVOLTILLO

El Tribunal Municipal de Santiago no existe para Abel Martínez

A raíz del asesinato a tiros de un miembro de la Policía que dirige personalmente Abel Martínez, quienes andan armados hasta con ametralladoras Wsi sin que la ley lo autorice, las interrogantes asaltan la mente y de pronto uno se da cuenta de que muy pocas veces, pero muy pocas en verdad, las normativas y leyes aplicables al ámbito municipal, son tomadas en serio y en consecuencia respetadas por el flamante síndico del primer Santiago de América. Al caso citado se unen otros como la incautación de vehículos mal estacionados, la aplicación de multas elevadísimas por vía administrativa y lo que con frecuencia ocurre en perjuicio de venduteros que ocupan espacios públicos. Y uno se pregunta, ¿De qué sirve un Tribunal Municipal en Santiago de los Caballeros si aspectos fundamentales de su exclusiva competencia, son asumidos por el jefe del pueblo? ¿A qué funciones y atribuciones le reduce Abel Martínez si los asuntos concernientes a conocer de las infracciones a las leyes, ordenanzas, reglamentos y resoluciones municipales, son desconocidos por el flamante síndico? ¿A caso está por debajo, carece de facultad, no tiene jurisdicción en los asuntos bajo la competencia faraónica de Abel Martínez? Sería interesante obtener respuestas porque es violatorio de los procedimientos que se le permita a la policía municipal destruir casetas y negocios, incautar mercancías y pertenencias, así como maltratar a quienes ellos entiendan están en falta. Igual lo es incautar y aplicar altas multas a los dueños de vehículos mal estacionados en las vías públicas que, en vez de ser notificados y sometidos al Tribunal Municipal, sus medios de transporte son acarreados a las instalaciones del Ayuntamiento. Pero tal y como ocurre en los casos citados, nadie se explica por qué y ni aparado en qué, el flamante síndico dispone el porte de armas largas a su cuerpo de policías municipales. El funcionario no cuenta con la correspondiente facultad de ley que sirva de amparo a este tipo de decisiones, por demás de alto peligro debido a que ese personal no cuenta con las habilidades y destrezas exigidas para portar ese tipo de armas. Pero tampoco hay que extrañarse mucho porque la experiencia que conocemos, es que Abel Martínez siempre ha tenido una actitud de desprecio a las leyes con las que está obligado a manejarse. Los santiagueros saben a ciencia cierta que el actual síndico hace lo que le viene en gana con temas de tantas trascendencias, como el presupuesto participativo, el de políticas de género y otros. Pero lo peor de todo lo expuesto,  es que nadie le llama a capítulo.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Una reprochable perversidad contra el turismo dominicano

Es un acto de perversidad lo que acontece en contra del turismo dominicano. En el exterior se echa a rodar, básicamente en Estados Unidos, todo tipo de manipulación y mentiras con el avieso propósito de arruinar la buena imagen que la industria turística nuestra, ha ganado a base de calidad y fuerza competitiva. Tras el país demostrar que las muertes de turistas en su totalidad se debieron a hechos aislados provocados por problemas de salud, se inventan y propagan como plaga maldita, a través medios y periodistas, que supuestamente el 74 por ciento de las reservaciones en nuestros hoteles han sido canceladas.  Sin presentar tan solo una sencilla evidencia o prueba de lo que irresponsablemente ponen a circular, los desleales competidores nuestros se empecinan en arrebatar, a base de intrigas y falsedades, la primacía que ostenta el turismo dominicano y que lo convierte en preferido en toda la región. Bien ha hecho el eficiente ministro de Turismo Francisco Javier García, en trasladarse hasta el corazón de las perversidades, la ciudad de Nueva York, y encontrarse con empresarios, turoperadores y periodistas, a los fines de tratar la real situación de nuestro turismo. Tras desmentir con la firmeza que le caracteriza toda la sucia trama contra República Dominicana, el destacado ministro dio plenas garantías de que el nuestro es un destino seguro, al tiempo de negar el masivo retiro de las reservaciones y la supuesta avalancha de fallecimientos misteriosos.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Aunque caminos de la Unidad parecen inciertos, seguiremos sin detenernos

En algunos círculos de amigos y familiares, también uno que otro periodista, se me enrostra la insistencia, “la perdedera de tiempo”, en pretender unir a los periodistas y de esa manera hacer que su colegio, el CDP, asuma los roles que la ley pone en su camino. A pesar de que en estos menesteres he vivido situaciones desalentadoras, posturas mediatintas, expresiones y conductas asumidas por algunos como si fueran borregos, simples rumiantes que tragan y repiten posturas y conductas de otros que fungen como titiriteros, reitero que me enorgullece formar parte de un equipo de colegas que en Santiago de los Caballeros ha hecho progresos trascendentales en cuanto a explorar fórmulas que abran las puertas a la unidad de los periodistas, como requisito básico para alcanzar el rescate, relanzamiento y fortalecimiento del CDP como entidad matriz del sector.  Para quienes nos hemos entregado a esta causa a tiemplo completo, a pesar de todo resulta reconfortante recibir el apoyo de un conglomerado compuesto por 257 periodistas colegiados de la Ciudad Corazón, que hicieron suyo el lanzamiento de una proclama nacional para despertar conciencia acerca de la necesidad de provocar una gran concertación, un recuentro de las y los colegiados, para levantar nuestro CDP y colocarlo en el trayecto que lo reencuentre con los propósitos que le dieron origen. Tras ese importante paso, quedó formada una comisión nacional que hará las labores de coordinación de las acciones que serán desplegadas ante los grupos y movimientos que coexistentes al interno del gremio, a los fines de explorar posibles acuerdos. En lo adelante solo resta esperar pruebas de madurez por parte de las cabezas de los grupos enfrentados, quienes tendrán la oportunidad de anteponer la necesaria concertación sobre aspectos programáticos y de principios, a sus intereses e inútiles rencillas particulares. Solo con un CDP unido, fuerte, con veto social y autentica capacidad de representación y poder, no solo haremos valor nuestros derechos, sino convertir en innecesario recurrir a la mendicidad como única vía para socorrer a colegas desvalidos y económicamente desahuciados.  Es penoso que los propios periodistas hayamos convertido en inútiles nuestras entidades, lo que hay que agradecer al hecho de que sacrificamos entendernos y marchar juntos tras metas de corto, mediano y largo plazos que nos rediman como sector profesional y como individuos sociales, mientras nos lamentamos frente a situaciones como la de Juan Modesto a quien el presidente del IPPP visita con frecuencia para al menos darle aliento y compartir pequeñas asistencias, pero que se ha manifestado impotente por no poder garantizarle una pensión que al menos alivie sus precariedades. Eso somos.

Entérate
Share.

About Author

Periodista y escritor con mas de 38 años de ejercicio continuo del periodismo en República Dominicana. Autor del libro "Hacemos Periodismo Digital?

Leave A Reply