La Educación y los problemas en los planteles

0

La Educación y los problemas en los planteles

Por Manuel Zayas

La educación dominicana ha experimentado un salto cualitativo asombroso en los último veinte años, en lo que influye la conquista del 4% para el sector. La nación indudablemente ha escalado, superando parámetros que por cierto tiempo se mantuvieron estáticos.

Pero a pesar de los avances, la calidad de la educación luce involucionar producto de los manipulados derechos del menor, que dentro de los planteles debieran asumir otra connotación. No se puede actuar a la ligera, dañar la carrera de muchos docentes que, tratando de lograr lo mejor posible, son sorprendidos en su buena fe.  Las autoridades educativas conscientes de la realidad social de nuestros barrios, entre el derecho de los menores y la formación educativa debieran priorizarse la última.

Otro lastre que viene con el nuevo formato educativo es la presencia de psicólogos u orientadores en las escuelas, cuyo papel en los planteles resulta cuestionable.  Hasta ahora los psicólogos sólo trabajan cuando ocurre un hecho que trasciende: un niño o adolescente golpea a otro u otra, rompe propiedad del centro, etc., pero no se planifica para prevenir.

El Ministerio lograría resultado más práctico colocando en cada escuela un agente policial, en lugar de un psicólogo u orientador, ya que ellos no han logrado presentar las soluciones que están llamado a alcanzar.

El psicólogo debe valerse de las herramientas necesarias para resolver cada caso.  No es que él tenga soluciones mágicas, sino que con sus conocimientos, las direcciones escolares y la sociedad de padres y amigos de las escuelas, no haya problema que no sea capaz de resolver.

La sociedad dominicana no puede continuar en un estado de intranquilidad producto de la situación  que, de un tiempo a la fecha, vive la escuela dominicana. Hace ya unos años un niño mató a otro con una silla: todavía retumba en nuestra conciencia la muerte de una niña de once años a mano de otra de doce.

Nosotros, los padres y las madres, esperamos del nuevo ministro la atención al asunto más importante en la educación: “la seguridad” de los niños y adolescentes que enviamos a las escuelas. Cuando mandamos un hijo/a prepararse para la vida, pensamos en su formación, pero nunca pasa por nuestras mentes que vendrá muerto de ese lugar. Ese tipo de sorpresa es desconcertante, perturbadora y desgarrante.

Share.

About Author

Leave A Reply