Los emoticonos son más usados que las palabras en los ciberchats dominicanos

0

El desarrollo de la tecnología ha traído consigo cambios de gran significación en las formas de comunicación entre los seres humanos, llevándonos a una era donde la imagen se coloca por encima de las palabras.

En este interesante trabajo del fenómeno que nos impacta a todos, el catedrático de la UASD para el área de Comunicación Social, doctor Carlos Arroyo Ramos, advierte que se percibe una crisis de palabra, de discurso aunque no de comunicación, que aniquila cualquier hálito de creatividad en el ser humano.

De ahora comparte con sus lectores este interesante material analítico de la autoría de Arroyo Ramos, en dos entregadas especiales a partir de hoy.

LA SEMIÓTICA DEL CHAT: LA IMAGEN POR ENCIMA DE LA PALABRA

(Primera parte)

Por Carlos Arroyo Ramos

La tecnología genera cambios permanentes e indelebles, se constituye en la brújula que permea y guía la rutina de ciberusuarios. La tecnología es envolvente, cimentada en lo icónico, sin importar el computador o smartphone; el programa o plataforma digital, así como la edad, condición social y económica del usuario.

No sabemos a qué se debe que en la biosfera tecnológica prima el uso de la comunicación iconográfica y ocasionalmente de infografía. Solo pretende realizarse una descripción de las herramientas comunicacionales en los chats de las redes sociales y plataformas tecnológicas.

Sin temor a equívocos se percibe una crisis de palabra, de discurso, aunque no de comunicación, la cual recobra vitalidad de forma constante en las distintas plataformas digitales que se constituyen, probablemente, en la ritualidad que aniquila cualquier hálito de creatividad en el ser humano.

Punto de referencia

Es pertinente, para mayor comprensión del escrito explicar términos vitales como: semiótica, emoticono y chat, los cuales son el núcleo del discurso a articular a la luz de su recurrencia en plataformas digitales. Asimismo, se hilvanarán ideas a fin de facilitar con mayor certeza el contenido del escrito.  Podría considerarse que la semiótica, que proviene del griego σημειωτική (semeiotiké), es la ciencia que estudia los signos.

En tanto que emoticono o emoticón, también llamado ícono gestual o careto, proviene del inglés emoticon (smiley), producto de una fusión de los vocablos emotion, que significa emoción, e icon, que significa icono, símbolo o representación gráfica. Finalmente, el vocablo chat es un anglicismo que significa charla. Es uno de los métodos de comunicación digital surgido con las nuevas tecnologías. Consiste en la conversación simultánea entre dos o más personas conectadas a la red.

Fundamentación de una realidad constante

Así que, al retomar un poco la semiótica, debe señalarse que se convierte en una perspectiva teórica y epistémica novedosa e interesante, vinculada muy estrechamente a la actividad humana en un contexto social determinado.  No se puede estudiar el comportamiento de la sociedad al margen de la construcción de sentidos, que ofrece la semiótica, ya que la sociedad está constituida por signos.

En tal sentido Saussure (1945) considera que se va concebir una ciencia que estudie la vida de los signos en el marco de la vida social, podría formar parte la psicología social, y por consiguiente la psicología general, la cual llamó semiología. Esta visión saussuriana de los signos es la que permite una plataforma en perspectiva para el desarrollo semiótico. Según Barthes ( 2009), es la semiología la que se incluye en la lingüística y no a la inversa como lo planteaba el mismo Saussure. La semiología se ocupará, entonces, de las grandes unidades de discurso que la lingüística no puede abordar.

En tanto que, el estadounidense Charles Sanders Peirce percibe la semiótica como “la doctrina de la naturaleza esencial y de las variedades fundamentales de cualquier clase posible de semiosis. Por semiosis entiendo una acción, una influencia que sea o suponga, una cooperación de tres sujetos, como por ejemplo, un signo, su objeto y su interpretante. Una diferencia respecto a la definición de Saussure, es que para Peirce, el signo no requiere ser emitido intencionalmente.

Cabe destacar que la semiótica es el estudio del signo en general, mientras que la semiología es el estudio de los signos en la vida social. En este sentido, la semiología se relaciona con la lingüística, pues abarca sistemas de signos humanos (verbales, gestuales, etc.) que son propios de la vida en sociedad. Así, la semiología es la disciplina encargada de estudiar qué significa una imagen, un gesto, un comportamiento, un objeto o un conjunto de palabras para una determinada sociedad.

La transcendencia de la semiótica enfatiza mucho más con la consideración de Eco (2000) en el sentido de que el ser humano es sígnico, es decir, cada movimiento del hombre y la mujer modernos depende de lo icónico. Ahora tal dependencia está muy estrechamente vinculada, de forma directa o indirectamente a la tecnología, la cual se manifiesta como el fundamento icónico de la modernidad.

La imagen de la rutina

Cuando Giovanny Sartori (1998) considera que el homo sapiens, producto de la cultura escrita, es transformado en un homo videns para el cual la palabra está destrozada por la imagen. Era imagen en movimiento como influencia significativa en la psiquis del humano. En aquel momento el planteamiento describía la velocidad con que la televisión penetraba en el hombre. Hoy, la presencia es silente en las plataformas tecnológicas, pero vulnera por igual, el sistema comunicacional y cultural.

Guinsberg (2008) postula que vivimos en un mundo de imágenes, que incluso muchas veces saturan, reemplazan conceptos y quieren hacer creer que ofrecen la realidad mejor que los análisis sobre ésta (que, por supuesto, también pueden ser tan confusos y equívocos como las imágenes.

En tal sentido, el emoticono es una máxima representación del estado ánimo de la persona, es la expresión perfecta de sus necesidades como ciberusuario. Un emoticono es un dibujo de una cara humana (girada de lado, por defecto) hecho con puntos, guiones y otros símbolos del lenguaje para representar diferentes estados de ánimo y expresar emociones con sus expresiones faciales y en ocasiones corporales. Permiten, reducir y simplificar la comunicación, al margen de la palabra hablada o escrita.

(Continuará)

Share.

About Author

Leave A Reply