Se requieren reformas estructurales para más y mejores empleos

0

Recientemente iniciaron las discusiones en el seno del Comité Nacional de Salarios en República Dominicana. De acuerdo con la legislación dominicana, el Comité Nacional de Salarios debe de revisar, de oficio, los diferentes salarios mínimos existentes en el país por lo menos una vez cada dos años. Son 11 salarios mínimos que por ley deben ser revisados. Ocho de estos salarios corresponden a sectores específicos, y tres de ellos son no sectorizados.

Existen mucha preocupación por los salarios de los trabajadores dominicanos, y deseos de que sean superiores. Compartimos el interés de que los salarios que perciben los trabajadores dominicanos sean mayores a los prevalecientes; pero nos preocupa que no se estén implementando acciones para que la forma de lograrlo sea sostenible, y que no distorsione la economía. 

Las leyes de salario mínimo no determinan la prosperidad de los habitantes de un territorio, como lo demuestra el hecho de que, en Suecia, Dinamarca, Noruega, Suiza, Finlandia, Islandia, Italia, Austria, y muchos otros países en el mundo, no existen salarios mínimos fijados por ley. En los países mencionados el salario promedio de los ciudadanos es superior al prevaleciente en República Dominicana, como también es superior al prevaleciente en el resto de los países europeos[1].

Los niveles salariales del país están limitados por la productividad, el clima de inversión y los elementos que promueven la informalidad laboral. Sin reformas enfocadas en esos temas, los salarios seguirán siendo inferiores a los que aspiran los ciudadanos, y las condiciones laborales generales tampoco serán las óptimas.

 Distorsiones causadas por los salarios mínimos

Cuandose incrementan los salarios de forma artificial y de manera sistemática, las personas son forzadas a alterar su comportamiento, produciéndose ajustes espontáneos dentro de los procesos económicos. El mecanismo puede resumirse de la siguiente forma[2]:

  • Los desempleados menos productivos de la economía encuentran menos trabajos formales, aumentando los niveles de desempleo y de empleo informal;
  • Las empresas con menos capacidad para cubrir sus costos laborales optan por la informalidad o limitan su crecimiento;
  • Aquellas empresas que operan en la legalidad experimentan costos laborales mayores al tener que pagar más por unidad producida, y se ven precisadas a pasar una parte de estos costos a sus consumidores en la forma de precios más altos;
  • Precios más elevados en los bienes y servicios de las empresas legales ocasionan que la demanda de bienes finales e intermedios sea inferior al nivel que prevalecería sin distorsiones en los salarios;
  • Los mismos incrementos de costos contribuye a diluir el incremento salarial artificial; 
  • En el tiempo, cuando se somete a la economía a estas distorsiones de forma sostenida, los efectos se convierten en estructurales, afectando permanentemente los niveles de costos, los precios, y las tasas de informalidad y de desempleo.

Factores que inciden sobre los salarios

El aumento de los ingresos de los ciudadanos es el medio para garantizar, de manera sostenida, la reducción de la pobreza. Sin embargo, las legislaciones de salarios mínimos no son políticas dirigidas a modificar los fundamentos que inciden sobre los salarios, y representan incrementos artificiales al no estar sustentados en transformaciones reales de aquellos factores que inciden sobre los salarios. Políticas públicas enfocadas a mejorar los fundamentos de la economía son necesarias para propiciar la formación de salarios más altos sin crear distorsiones en los costos de la economía, y en la misma estructura del mercado laboral.

¿Cómo se forman los salarios? Los salarios resultan a partir de los acuerdos voluntarios y libres entre empleados y trabajadores. Los trabajadores aportan valor en los procesos productivos en los que son empleados. Mientras mayor es ese valor, o contribución a la rentabilidad de los procesos productivos, el salario tiende a ser más alto. 

La forma de relacionar el impacto de los trabajadores sobre los procesos productivos es mediante el concepto de productividad.  La productividad se refiere al valor de las unidades producidas por cada trabajador. En consecuencia, el salario está relacionado con la contribución de cada trabajador en particular dentro de los diferentes procesos productivos. 

El trabajo de cada persona es valorado de acuerdo a cómo puede agregar valor a la sociedad contribuyendo a satisfacer a los consumidores. Salarios mínimos superiores al valor que asignan los consumidores a la producción provocan las distorsiones explicadas anteriormente. En última instancia, son los consumidores 

soberanos quienes determinan si los empresarios, y los trabajadores contratados por estos, deben de ganar más dinero. Así es como funcionan los procesos de mercado cuando no son distorsionados.

Con relación a la productividad de los trabajadores, es preciso tener en cuenta que existen diferentes factores que inciden sobre la misma. Algunos factores son específicos de las empresas, y otros generales, que afectan a la economía como un todo. Entre estos factores, se encuentran:

  • Las habilidades adquiridas por experiencia, entrenamiento y educación;
  • La tecnología y herramientas disponibles en el trabajo, que dependen de las inversiones de capital que pueden realizar los emprendedores;
  • Las estrategias, procesos organizativos y políticas de las empresas;
  • Los costos que prevalecen en la economía e inciden sobre la rentabilidad de los procesos productivos, tales como electricidad, transporte, insumos, combustibles, entre otros; y
  • El ambiente institucional del país; como es el sistema tributario y la carga que representa su cumplimiento; las regulaciones y los costos que imponen las mismas, la eficiencia en la administración de justicia, por ejemplo.

Los salarios también aumentan como resultado del incremento de la demanda de empleados. En la medida en la que se crean más procesos productivos con mayor capacidad de agregar valor a los consumidores, en esa forma se incrementa la disponibilidad de puestos laborales y la contratación de empleados. En ese sentido, los elementos que afectan el clima de negocios, como son los costos y los factores institucionales, son esenciales para favorecer la creación de mejores puestos de trabajo. 

La estructura y características mismas del mercado laboral también inciden sobre los salarios. La prevalencia de la informalidad en el mercado laboral no beneficia a los trabajadores. Los salarios mínimos contribuyen a elevar los costos de la economía y a desincentivar la formalidad. Las legislaciones que encarecen hacer negocios formales se convierten en incentivos para la informalidad[3]. Como muestra la Gráfica No. 1, la informalidad laboral total en República Dominicana se mantiene por encima del 58%.

Como dato adicional, las estadísticas oficiales reportan que en el periodo enero-septiembre de 2018 se crearon 185,820 empleos más que en el mismo periodo de 2017. De estos empleos, el 61% fueron informales, esto es más de 112,000 empleos.

De igual forma, decretar salarios superiores a los que se determinan en la economía bajo las condiciones de productividad imperantes es una acción que no contribuye a mejorar los niveles de desempleo y subempleo. En otras palabras, los salarios artificialmente mayores encarecen la contratación de trabajadores y no favorecen a mejorar los niveles de empleo, por lo menos de manera formal.

En República Dominicana la medida de desempleo y subempleo oficial se mantiene cercana al 16%. El último dato disponible, del tercer trimestre de 2018 presenta una cifra de 15.6%, como se aprecia en la Gráfica No. 2. El promedio de 2018 con los datos disponibles es de 16.1%.

Políticas públicas para mejorar los salarios

Para reducir la pobreza en República Dominicana, es necesario que existan más y mejore procesos productivos que creen mayor valor para los consumidores. Esta es la forma de que: 1) sean creados nuevos puestos de trabajo, y 2) de que los sueldos percibidos por los trabajadores sean superiores. 

En República Dominicana es necesario poder contar con: 1) un clima de negocios más favorable a la inversión de capital; 2) una economía que opere con menos costos; y 3) un mercado laboral con mayor formalidad, que no penalice a los empleados menos productivos. 

Las siguientes reformas estarían enfocadas a lograr los propósitos expuestos anteriormente [4]:

  1. Ley de Responsabilidad y Transparencia Fiscal, que imponga límites al endeudamiento público y lo que lo provocan;
  2. Reforma Tributaria Integralque simplifique sistema impositivo y reduzca tasas de impuestos para ampliar las bases de contribuyentes y reducir costos internos;
  3. Cambio de la estructura del mercado de energía eléctrica, involucrando al sector privado y manteniendo al sector público como regulador, según la Ley General de Electricidad;
  4. Reformas al mercado de hidrocarburospara introducir mayor competencia, permitiendo que los márgenes de participantes y precios de combustibles se determinen en el mercado;
  5. Introducir mayor competenciaen el mercado de transporte de cargas y permitir que los precios se determinen en el mercado y no por grupos oligopólicos bajo la sobrilla del Estado;
  6. Introducir mayor participación de la sociedad civilen la provisión de servicios básicos, como educación y salud, manteniéndose el Estado como regulador y facilitador del financiamiento a esos servicios básicos dirigidos a los más necesitados;
  7. Mejoramiento al sistema de la seguridad socialpara evitar costos adicionales y permitir que los fondos de pensiones puedan traducirse a la inversión y no se coloquen la mayoría de los fondos en títulos del Estado;
  8. Reforma al códigolaboral que permita reducir los costos que asumen las empresas sin penalizar los salarios de los trabajadores para promover el empleo, la formalidad laboral y reducir el sub-empleo; y,
  9. Reformas institucionalesque involucren revisión de la burocracia estatal, su costo y efectividad en la provisión de los servicios de justicia, seguridad ciudadana y otros servicios públicos básicos que deben reforzarse.

Esperamos que la coyuntura actual de negociaciones salariales no se limite al salario mínimo, y pueda ser una oportunidad para introducir, por lo menos, las reformas laborales enfocadas a mejorar el clima de contratación de los empleados dominicanos y a reducir la informalidad.


Autores:  Miguel Collado Di Franco
Fuente:- https://www.crees.org.do/es/art%C3%ADculo/se-requieren-reformas-estructurales-para-m%C3%A1s-y-mejores-empleos
Share.

About Author

Leave A Reply